viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

martes, 3 de septiembre de 2013

Un gran hayazgo algo accidentado:Oseberg

Algunas leyendas urbanas: En 1870, el joven noruego Johannes Hansen llegó a Estados Unidos, obligado a buscarse un futuro mejor desde su humilde granja de Oseberg, en Noruega. Como muchos jóvenes escandinavos, esperaba hacer fortuna al otro lado del Atlántico.
Sin embargo una historia que se ha convertido casi en una leyeda habla de un suceso que le cambiaria la vida , un encuentro con una vidente que supuestamente le predijo lo que seria uno de los hayazgos arqueologicos mas alucinantes y sorprendentes de la historia, al menos en lo tocante a la cultura vikinga se refiera
.Al parecer, la mujer le dijo que no era necesario que sufriera penurias en América para hacerse rico, y le insto a volver a casa, dijo que estaba llamado a ser famoso, ya que el túmulo que se alzaba en sus tierras escondía un gran tesoro y sólo tenía que excavar para encontrarlo. Tan vividamente dicen que le pinto la vidente lo que alli se encontraia que dicen que el joven regreso a casa y no descanso hasta desenterrar “a la gran señora”.
Este encuentro, recogido en un compendio de historia local de 1930, es muy probablemente fruto del misticismo y leyendas mas o menos “urbanas” que suele acompañar a los descubrimientos arqueológicos de principios del siglo XX. No es muy diferente de otros tantos relaccionados con hayazgos arqueologicos despues de sueños reveladores o de que un misterioso personaje los señale y desaparezca sin dejar el menor rastro

Pero lo cierto es que Johannes volvió a Oseberg por esta o cualquier otra razon y comenzó a excavar el túmulo. Sus esfuerzos fueron infructuosos al inicio y abandonó la búsqueda ante la sospecha de que el montículo era en realidad una tumba de víctimas de la peste negra de 1348 como contaban muchas historias locales, decian que el tumulo estaba “maldito” y que profanar el descanso de esas pobres gentes no traeria nada bueno a nadie, el muchacho desistio, a la postre, si no por supersticion, si por respeto a lo que supuso el lugar de descanso de gentes humildes que poco o nada podria aportarle para su enrriquecimiento.
En los años siguientes, los vecinos continuaron realizando pequeñas búsquedas sobre el terreno aunque los hayazgos fueron excasos o nulos, se habla de una jovencita que encontro “media peineta de hueso” (aunque nadie sabe a ciencia cierta de su identidad ni del paradero de la misma), como si se tratase de un mito o bulo, todos decian conocer a un familiar o amigo de un amigo que conocia a la niña y habia visto el hermoso trabajo de la peineta de hueso...pero a la larga nadie pudo sacar mucho en limpio de esta y otras historias similares que se contaron en los años siguientes.
Sin embargo, siempre hay alguien que sueña con encontrar algo realmente relevante, sobre todo después de que en 1880 se descubriera el túmulo de Gokstad, que contenía un gran barco utilizado como tumba de un príncipe vikingo del siglo IX. Un vecino de Hansen, Oskar Rom, decidió adquirir la granja de Oseberg con la intención de proseguir los trabajos y el propietario ya desencantado de todo lo que consideraba tiempo perdido en buscar “pajaros con huevos de oro” (dicen que esa fue la frase que le dijo a su vecino) , accedio finalmente a vender.
Y así fue como en 1903, tras excavar una zanja ancha para drenar el agua del terreno, Oskar Rom encontró un pequeño fragmento de madera tallada de unos 20 centímetros: Una talla extraña y muy laboriosa, no parecia a priori gran cosa, pero era el principio del que sería el mayor descubrimiento arqueológico de Noruega.

Llamen a un arqueologo!!: En la tarde del 8 de agosto de 1903, Rom se personó en la oficina del profesor Gabriel Adolf Gustafson, director del Museo de Antigüedades de la Universidad de Cristianía (Oslo) y le mostro el pequeño fragmento de madera. Un año antes, un inspector local ya había intentado llamar la atención del arqueólogo sobre las excavaciones que los vecinos estaban haciendo en Oseberg, pero Gustafson, un hombre algo arrogante y condescendiente, no prestó atención al aviso, comento algo airado que recibia todas las semanas avisos de gentes que aseguraban tener un tumulo vikingo en el jardin de casa o en el prado donde jugaba su perro. Por lo que se ve, el arqueologo tenia que lidiar con toda clase de frikis molestandole a todas horas.
Rom estaba a punto de sufrir el mismo destino de ser despedido con cajas destempladas cuando Gustafson vio el fragmento de madera que el granjero había traído consigo. El delicado patrón de la decoración no dejaba lugar a dudas sobre el origen vikingo del descubrimiento. De la total incredulidad, el arqueologo paso al mas ferviente entusiasmo.
Al día siguiente, Gustafson viajó a Oseberg y realizó un sondeo en el túmulo para estimar su valor. El 10 de agosto informaba en el periódico Aftenposten que se había hallado un nuevo barco funerario vikingo. Ante la expectación suscitada, Oskar Rom se apresuró a sacar tajada y pidió 12.000 coronas noruegas a Gustafson, una suma considerable en aquella época. Supongo que, si la leyenda de la vidente fuese cierta, el anterior propietario de la granja correria a buscar una soga y colgarse del cuello.
Sin una ley de patrimonio que protegiera el yacimiento, el arqueólogo no tuvo más opción que buscar fondos para poder hacer frente al pago. La unica forma de trabajar en el sitio sin molestias era, obviamente ser el propietario legal del mismo.
El 13 de junio de 1904 se inició la excavación. El túmulo, de 40 metros de ancho por 6 de alto, había sido construido con arcilla azul y piedras cubiertas con turba, un material vegetal que se obtiene en pantanos. Una tecnica habitual en la era vikinga, la cosa pues prometia!. Este recubrimiento había servido para sellar el contenido y había mantenido unos niveles de humedad óptimos para conservar la madera, y eso es lo que explica que el estado de conservación del barco de Oseberg sobrepasase con creces el del famoso hayazgo de Gokstad.

Pero el peso de la tierra había aplastado la estructura del navío y la tumba alojada en su interior, por lo que la excavación se convirtió en un gran rompecabezas que los conservadores tardaron décadas en recomponer. Cada fragmento era precioso, cada detalle unico, asi que hubo trabajo para mucho tiempo.
Una vez despejado el terreno, se comprobó que el barco medía 21,44 metros de largo por 5 de ancho y se había dispuesto con la proa mirando hacia el mar. En la popa, tras el mástil abatido, se halló la cámara funeraria, cuya madera se ha datado en una fecha que ronda en aproximaciones el año 834. Gustafson pronto se dio cuenta de que la tumba había sido saqueada, tal vez poco después del entierro. Los ladrones entraron por la proa e hicieron un agujero para acceder a la cámara funeraria y robar el ajuar, al tiempo que dejaban los huesos diseminados por la galería. Una pena...pero con todo, lo que se dejaron no desmerecia para nada el gran hayazgo y pasaria a la historia igualmente.



A traves del tiempo...Nuevas evidencias:Los últimos estudios indican que los huesos corresponden a dos mujeres, una de entre 70 y 80 años y otra más joven, de unos 50. Sobre esto y el barco hay varios articulos mas detallados en este mismo blog. Las especulaciones sobre su identidad se dispararon de inmediato: Se habló con suma pomposidad del hayazgo de la tumba de la reina Aasa, abuela del primer rey de Noruega, Harald I (850-933), e incluso años mas tarde y a raiz de los minuciosos estudios del lugar de reposo de una sacerdotisa. Seidr y su sirviente (aunque no hay acuerdo de quien es quien, si la anciana es la maestra o la sierva) En cualquier caso, seguramente una de ellas fue sacrificada para acompañar a la difunta de mayor rango al mundo de los muertos. No se sabe si hubo violencia ritual, los huesos fueron enterrados “a la cristiana” en un lugar secreto proximo al lugar, en un ferretro de metal, y para cuando se penso en pruebas de ADN, ya estaban tan deteriorados y quebradizos que nada se pudo sacar de ellos. En este mismo blog, hablo en un articulo de las ultimas especulaciones sobre el origen no-vikingo de una de las dos damas, y de como el procedimiento poco “academico” de un arqueologo, pudo al final darnos nuevas revelaciones acerca de las misteriosas damas de esta tumba.
Volvamos pues a la historia (ustedes pueden repasar con mas detenimiento mi blog y buscar si desean saber mas ).Además del barco, el ajuar funerario incluía objetos de uso cotidiano, como camas, edredones, ropa, peines, útiles de cocina, aperos de labranza y tiendas., todo ello un tesoro de incalculable valor para entender el arte y los ritos funerarios nordicos. También había una carreta y cuatro trineos, así como los restos de quince caballos, seis perros y dos vacas. Si estas damas no eran de clase noble, desde luego su rango social era muy elevado y relevante, recibieron un funeral digno de una reina.

Todo esto sugiere que los vikingos tenían una firme creencia en la vida mas allá de la muerte, por lo que las tumbas debían ser abastecidas de todo aquello que fuera a necesitar el difunto en su nueva vida. El ajuar de Oseberg parece reforzar la idea del viaje simbólico a la tierra de los muertos e indica que también las mujeres podían acceder a este mundo de ultratumba, aunbque muchos expertos crean en un destino diferente al de los gerreros, quiza como asistentas en el palacio de Freya (algunos restos del ajuar sugieren indicios del culto a Freya como señora de la magia Seidr). De lo que no cabe la menor duda es de que, sea quien sea la mujer enterrada en Oseberg, ocupó un lugar prominente entre su pueblo.

Como hemos visto, la historia de como se produjo la escavacion, es un poco rocambolesca..pero merecio la pena. Hoy todos podemos maravillarnos con el legado de “la gran señora”. Dejando atrás la veracidad de la primera historia, seguro que la vidente sonreiria satisfecha...



No hay comentarios:

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo