viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

jueves, 26 de junio de 2014

Mitos del norte sobre las Auroras Boreales.



En el folklore del norte de Europa abundan las explicaciones sobre el origen de estas fascinantes luces del norte que conocemos como Auroras Boreales. 

En finés se llaman “revontulet”, que significa “fuegos del zorro”. El nombre se deriva de una antigua leyenda sobre el zorro del ártico que dice que los rabos de los zorros que corrían por los montes lapones, se golpeaban contra los montones de nieve y las chispas que salían de tales golpes se reflejaban en el cielo. En otras versiones, es la luz de la luna, la que se reflejaba en los copos de nieve que barre la cola del zorro hacia el cielo, y que provoca el juego de colores en el cielo nocturno.En otras culturas los fuegos del zorro designaban al brillo resplandeciente emitido por algunos tipos de hongos que crecen en la madera podrida.



Los esquimales, los lapones, los habitantes de Groenlandia, e incluso las tribus del noreste de la India estaban familiarizados con esta luz misteriosa del cielo. Sus leyendas tomaban muchas formas y estaban asociadas con sus ideas de la vida en el otro mundo. Según una leyenda esquimal, la aurora boreal era un sendero estrecho, sinusoso y peligroso que conducía a las regiones celestiales y su luz se debía a la llegada de los nuevos espíritus.

Otros folcklores, como el estonio, recurren a animales marinos como la ballena, para explicar las auroras. Según ancestrales creencias, son las ballenas con sus chorros de agua las autoras de las pinturas en el cielo. Estas tradiciones se han alimentado tanto con el imaginario popular, que en algunas incluso aparece un cocodrilo, seguramente a causa de la desbordante imaginación de unos de los eslabones de la tradición oral, que decidió introducir elementos más exóticos.

El mundo sobrenatural tampoco se escapa a la explicación de las auroras boreales entre muchos pueblos esquimales de Groenlandia. Sus creencias decían que el fenómeno lo provocaban las almas de los muertos que subían al cielo estas portaban antorchas que se reflejaban en los hielos eternos haciendo el maravilloso juego de luces.

Pero, curiosamente, en casi todos los países donde conviven con estos fenómenos, se le otorga a las auroras un significado de augurio, en algunos casos generalizado, y en otros como Polonia son el anuncio de la guerra.


Cuenta una leyenda esquimal: 
"Los límites de la tierra y el mar son bordeados por un inmenso abismo, sobre él aparece un sendero estrecho y peligroso que conduce a las regiones celestiales. El cielo es una gran bóveda de material duro, arqueado sobre la tierra. Hay un agujero en él a través del que los espíritus pasan a los verdaderos cielos. Sólo los espíritus de aquellos que tienen una muerte voluntaria o violenta y el cuervo, han recorrido este sendero. Los espíritus que viven allí encienden antorchas para quitar los pasos de las nuevas llegadas. Esta es la luz de la aurora. Se pueden ver allí festejando y jugando a la pelota con un cráneo de morsa. 
El sonido silbante y chasqueante que acompaña, a veces, a la aurora son las voces de esos espíritus intentando comunicarse con las gentes de la tierra. Se les debería contestar siempre con voz susurrante. A los espíritus celestiales se les llama ‘selaimut’, ‘sky-wellers’, moradores del cielo".


El mito menos probado y que parece una mera licencia poetica que ha transcendico mas alla de su creacion es el que las asocia con las armaduras de las valkirias.  Segun este mito los cascos, corseletes y escudos de las doncellas de Odin estan hechos de oro puro, que reluce cuando las doncellas surcan el cielo en sus corceles alados en busca de los caidos, incluso algunos dicen que los rumores que se oyen, esa especie de chasquidos , son los lejanos cantos de las valkirias cuando van al combate.

La variedad de las creencias es realmente amplia debido a la multitud de pueblos no comunicados unos con otros que habitan las tierras del norte, desde Alaska, hasta escandinavia. Pero no podemos olvidarnos de uno de sus mito más controvertidos, el sonido de las auroras boreales. Científicamente no se ha demostrado que las auroras tengan sonido, pero muchas culturas le otorgan esta cualidad y no pocos de los que han visto auroras boreales aseguran haber oído susuros silvantes o crujidos. Desde el punto de vista científico sería imposible, ya que el sonido de una aurora tardaría 15 minutos en llegarnos después de haber visto el fenómeno visual, pero si tantas personas las escuchan, quizá estos sonidos puedan asociarse a otro tipo de reacciones físicas. En todo caso, el sonido de las auroras sigue siendo objeto de estudios.



La aurora del hemisferio norte fue nombrada aurora boreal (luces del norte) por el científico francés Pierre Gassendi en 1621, quien fue el primero en hacer observaciones aurorales sistemáticas. La aurora del sur fue nombrada aurora austral (luces del sur) por el capitán James Cook en 1773, cuando la observó por primera vez en el Océano Índico. Ya los filósofos griegos consideraban a la aurora del norte como un fenómeno natural, y la asociaban con el reflejo de la luz en los hielos polares.

Seguro que con tal repertorio de leyendas, mas de uno ha pensado que las auroras tambien estan tras el nombre de cierto popular navegador de internet....  

1 comentario:

Gandarito Gandarito dijo...

Me gusta mucho tu blog, pero lo que más me gusta con diferencia es una cosa," si vas a copiar algo del blog cita la fuente!
Por Dios eso es básico, como puede haber gente que todavía se apropian de algo que no es suyo..
ante todo enhorabuena.

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo