viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

domingo, 20 de mayo de 2012

La emboscada que cambio para siempre la Historia de Germania.


La emboscada que cambió la historia:

Un arqueólogo aficionado descubre el campo de batalla donde astutos guerreros germanos forjaron la emboscada que detuvo la expansion del Imperio Romano 

Por: Fergus M. Bordewich

Smithsonian Magazine

"Este es el escenario de la batalla de hace 2.000 años, donde nos encontramos ahora", Susanne Wilbers Rost lo comenta mientas que un joven voluntario examina un terrón pequeño y oscuro del terreno. Wilbers-Rost, un especialista en historia arqueologica de la epoca temprana de los germanos, mira a través de gafas de montura metálica, aparta un poco de tierra, y me entregó un objeto para observarlo. "Usted está sosteniendo un clavo de la sandalia de un soldado romano", dijo. Atrim, una mujer de pelo corto , y Wilbers-Rost han trabajado en el sitio, que está a diez millas al norte de la ciudad industrial de Osnabrück, Alemania, desde 1990. Pulgada a pulgada, los arqueólogos y el equipo de varios jóvenes bajo su dirección están sacando a la luz un campo de batalla que se considero perdido durante casi 2.000 años, hasta que un oficial fuera de servicio del ejército británico tropezó con él en 1987. 

El clavo de la sandalia del legionario era un descubrimiento menor,comparado con todos los hayazgos extraídos del suelo por debajo de un pasto crecido en la base de Kalkriese (la palabra puede derivar del alto alemán antiguo para el termino que se refiere a un suelo de piedra caliza), una colina de 350 metros de altura en una zona donde predominan las pendientes en las tierras altas, descendiendo hasta la llanura del norte de Alemania. Pero fue una prueba más de que uno de los acontecimientos fundamentales en la historia de Europa tuvo lugar aquí: En el año 9, tres legiones de lo mas granado y veterano del ejército de Roma, fueron capturadas y masacradas en una emboscada que les rodeo por ambos flancos y sin posiblilidad de retirarse ni formar una defensa solidad, fueron totalmente aniquiladas. Hallazgos de los que van entre restos de fragmentos de armas a los fragmentos de la armadura y los restos de las fortificaciones ocultas en el territorio podrian haber verificado las innovadoras tácticas de guerrilla que, de acuerdo a las cronicas de la época, sirvieron para inutilizar las armas de los romanos y sus tecnicas de disciplina militar muy superiores. 



Fue una derrota tan catastrófica que a partir de ella, se palpa la amenaza a la supervivencia de la propia Roma y se detuvo en seco la conquista del imperio de Germania. "Esta fue una batalla que cambió el curso de la historia", dice Peter S. Wells, un especialista en arqueología de la Edad de Hierro Europea en la Universidad de Minnesota y autor de varios libro acerca de la batalla que detuvo a Roma . "Fue uno de los más devastadores castigos a las hasta la fecha casi imparables legiones de Roma y probablemente la mas significativa derrota sufrida por el ejército romano, y sus consecuencias fueron las de mayor alcance. La batalla dio lugar a la creación de una frontera militarizada en el centro de Europa que mantendra su vigencia durante 400 años, y creó una frontera entre las culturas germánicas y latinas, que duró 2.000 años. "Si no hubieran sido derrotadas estas legiones y el eco del suceso no se hubiese sentido en Roma, dice el historiador Herbert W. Benario, profesor emérito de lenguas clásicas en Emory University, se hubiese escrito una historia muy diferente de Europa. "Casi todos los pueblos de la Alemania moderna, así como gran parte de la Republica Checa de hoy en día se han visto sometidos a la dominación romana. Todo el oeste de Europa desde el Elba, así en el supuesto de que se hubiese mantenido la conquista de Germania, podría haber seguido siendo católico, los alemanes habrian acabado hablando una lengua romance, la Guerra de los Treinta Años podria no haber sucedido jamas, y el conflicto de largas y amargas consecuencias entre los franceses y los alemanes podria no haber tenido lugar ". 

Fundada (al menos según la leyenda) en el 753 aC, Roma pasó sus años iniciales como poco más que un pueblo de campesinos con mucha vegetación y buenos recursos . Pero en el transcurso de unos pocos cientos de años, Roma había conquistado gran parte de la península italiana, y por el año 146 aC, había saltado a las filas de las grandes potencias al derrotar a Cartago, que controlaba gran parte del Mediterráneo occidental. A comienzos de la era cristiana, el imperio de Roma se extendía desde España hasta Asia Menor y del Mar del Norte hasta el Sahara. La marina imperial se había convertido en la gran dominante en el Mediterráneo convirtiendolo en un mar romano, y en todas partes alrededor del borde del imperio, los enemigos derrotados de Roma temían sus legiones, o eso le pareció a los romanos, desdde luego esta situacion era a priori muy optimista. 

"Germania" (el nombre se refería originalmente a una tribu en particular a lo largo del Rin), por su parte, no existía como nación en absoluto. Varias tribus teutónicas se hallan esparcidas en un vasto territorio inhospito que se extendía desde la actual Holanda, a Polonia. Los romanos sabían muy poco de este territorio boscoso gobernado por caciques ferozmente independientes. Se pagaría un alto precio por su ignorancia. 

Hay muchas razones, según los historiadores antiguos, que expliquen porque la fuerza imperial, del legado romano Publio Quintilio Varo se establece con tanta confianza a principios de septiembre en el año 9 dC. Él legado llevó a un contingente estimado de 15.000 legionarios experimentados desde sus cuarteles de verano en la Weser River, en lo que hoy es el noroeste de Alemania, al oeste, hacia las bases permanentes cerca del Rhin. Estaban planeando instalarse para tomar medidas tras investigar los informes de una supuesta sublevación de las tribus locales. Varo, de 55 años, fue vinculado por matrimonio con la familia imperial y había servido como representante del emperador Augusto, en la provincia de Siria (que incluía las regiones del actual Líbano e Israel), donde se había empleado como legado con el éxito de haber calmado los disturbios étnicos en la zona. Para Augusto, que tiene noticia de tales meritos, este hombre debe de haber parecido a priori el indicado para llevar la civilización romana a los bárbaros y la tribus de Germania. 

Al igual que sus superiores en Roma, Varo creía que ocuparse de la pacificación de Germania iba a ser fácil. "Varo era un muy buen administrador, pero no era un soldado", dice Benario. "Al tomar la decision de enviarle a una tierra sin conquistar y decirle que tomase las medidas oportunas para hacer una provincia de Roma de la que era hasta la fecha una zona en guerra, demostro cometer lo que seria un gran error por parte de Augusto". 




El futuro de la Roma imperial no era de ninguna forma parco en escatimar los medios. A los 35 años, Augusto, el primer emperador, todavía se hacía llamar "primer ciudadano" en deferencia a la persistencia de la sensibilidad democrática del peublo con los caidos de la Republica Romana, cuya desintegración después del asesinato de César le había llevado al poder en el año 27 aC, tras un siglo de sangrientas escaramuzas y intrigas en las guerras civiles. Durante el gobierno de Augusto, Roma se había convertido en la ciudad más grande del mundo, con una población que los estudiosos estiman que se habria acercado a un millón de ciudadanos 


.La frontera alemana llevó a cabo una profunda atracción por Augusto, que consideraba a las tribus en guerra al este del Rin, como poco más que salvajes carentes de cultura, gentes y aldeas maduras para la conquista. Entre el 6 aC y 4, las legiones romanas habían montado a lo largo de campañas en reiteradas incursiones en las tierras tribales, el establecimiento de una cadena de bases en los ríos Lippe y Weser. Con el tiempo, a pesar de un creciente resentimiento hacia la presencia romana, las tribus empezaron a mostrar un temprano interes en el intercambio de hierro, ganado, esclavos y los productos alimenticios a cambio de monedas romanas de oro y plata y artículos de lujo. Algunas tribus, incluso juraron lealtad a Roma, los mercenarios germanos empiezan sus servicios con los ejércitos romanos en la actual República Checa. 


Un soldado germano, un príncipe de 25 años de edad, de la tribu de los queruscos, era conocido por los romanos como Arminius. (Su nombre tribal se ha perdido para la historia.) Crecio apartado de su gente y educado como romano , como “rehen de paz” según era la costumbre romana.Él conocia perfectamente el modo de vida de los romanos, hablaba latín y estaba familiarizado con las tácticas de guerra y estrategia de los romanos, el tipo de hombre que los romanos incluian en sus ejércitos para ayudar a penetrar en las tierras de los bárbaros. Por su valor en el campo de batalla, se sabe que había sido galardonado con el rango de caballero y el status de uno de los mas altos rangos de honor de la ciudadanía romana. En en mes de septiembre, él y sus auxiliares montados fueron asignados a actuar de acuerdo a las ordenes de Roma y recibieron la orden de marchar al frente y reunir a algunos de su propia tribu para ayudar a sofocar la rebelión. 



Los motivos que puedan mover a Arminius a levantarse contra Roma son oscuros, pero la mayoría de los historiadores creen que había albergado a largo sueño de convertirse en rey de su tribu. Para lograr su objetivo, se inventó un engaño genial: Iba a pasar una larga temporada entre los suyos preparando la revuelta, y después volveria a informar de un ficticio "levantamiento" en un territorio desconocido para los romanos, tan amplio y detallado que no levantase sospechas acerca de su lealtad a Roma. El mismo se ofreceria a guiar a las legiones hasta los supuestos traidores, pero lo que haria seria sacarlos de territorio seguro y luego llevarlos a una trampa mortal. Un jefe rival, Segestes, pudo haber advertido en repetidas ocasiones a Varo deque Arminio era un traidor, pero Varo no le hizo caso. "Los romanos", dice Wells, "pensaron que eran invencibles." 

O quiza simplemente no penso que el joven Arminio al que se habia colmado de honores y dado una vida de privilegios y rango elevado en Roma, tuviese razon alguna para la queja y prefiriese unirse a una rebelión condenada al fracaso. 

Arminio había dado instrucciones a los romanos para hacer en su marcha lo que él había descrito como un pequeño desvío, un trayecto de uno o dos días de marcha, en el territorio de los rebeldes que habria seguido una ruta presuntamente segura por los senderos que serpenteaban entre los rudimentarios asentamientos y granjas de los germanos, los campos dispersos, pastos , pantanos y bosques de roble. A medida que avanzaban, la línea de las tropas romanas,ya de siete u ocho kilómetros de longitud, incluidos los auxiliares locales, los seguidores con la impedimenta de los campamentos y un tren de carros de equipaje tirado por mulas, se convirtió en peligrosamente extensa. Los legionarios, escribió el historiador del siglo III, Dión Casio, "estában teniendo un momento difícil en la marcha la tala de árboles, construcción de carreteras, puentes y demas logistica en los puntos que fuesen necesarios para el paso de tanto material de campaña”. Mientras tanto, una violenta lluvia y el viento vino a jugar una importante baza en ayuda de los rebeldes, de forma que esta repentina tormenta les aislo aun mas entre ellos, y sucedio que les separaba aún más, mientras que el suelo, que se había vuelto resbaladizo y intransitable plagado de barro,raíces y troncos, hizo el caminar por estos senderos muy peligroso para ellos, y las copas de los árboles se rompían y se caian, causando mucha confusión entre las desconcertadas legiones, que continuaban la marcha a “distancia prudencial de los enemigos que pudieran advertir su presencia” , o al menos eso creian ellos. 

Mientras que los romanos estaban en esas dificultades, los bárbaros de repente les rodearon por todos lados a la vez, Dión escribe de las escaramuzas preliminares de los germanos "Al principio comenzaron con andanadas desde la distancia, y luego, ya que nadie se defendió , ni fue posible un repliege y muchos resultaron heridos, se acercaron más a ellos." De alguna manera, la orden de ataque había llegado a las tribus Germanas, mostrandoles el momento y el lugar idoneo para ello. "Esto es pura conjetura", dice Benario " pero Arminio debe haber dado de algun modo instucciones precisas del momento y lugar en que los germanos deberían comenzar el asalto." 



La base más cercana de la tropa romana estaba en Haltern, a 60 millas al suroeste. Así Varo, en el segundo día, fue presionado y persuadido para avanzar en el opuesto a esa dirección en un rodeo magníficamente estudiado, según Arminio, los germanos sabian de la posición del campo de entrenamiento y guarnicion, y cualquier aproximación daria la alarma y fustraria los planes de sofocar la presunta revuelta. En el tercer día, él y sus tropas estaban entrando en un paso entre una colina y un enorme pantano conocido como la Ciénaga Grande que, en algunos lugares, era de no menos de 60 pies de ancho. A medida que la masa cada vez más caótica y llena de pánico de los legionarios, soldados de caballería, mulas y carros avanzó hacia delante alentados por las instrucciones de Arminio que según cuentan convencio al legado de que los germanos jamas osarian atacar en un lugar que consideraban sagrado , los germanos prepararon una habil maniobra emvolvente, apareciendo por detrás de los árboles y las barreras situadas tras de montículos de tierra y ramas camufladas con el entorno, cortando toda posibilidad de retirada. "En campo abierto, los romanos magníficamente petrechados y de alta moral y conducta disciplinada seguramente habrían prevalecido", dice Wells. "Pero aquí, sin espacio para maniobrar, exhaustos tras días de ataques de golpes sorpresa y fugas (lo que era parte de la estrategia, pequeños golpes de mano que alentasen el bulo de la presunta rebelión a sofocar), nerviosos y posiblemente sobrepasados por la necesidad de avanzar despacio y con cautela, se encontraban en una situación de desventaja atroz." 

Varo entendío que no había escapatoria. En lugar de la tortura o la caida segura en manos de los germanos, optó por el suicidio, al caer sobre su espada, como prescribe la tradición romana. La mayor parte de sus comandantes siguieron el ejemplo de su legado, dejando a sus tropas sin líder en lo que se había convertido en un campo de matanza tan caotico que las tropas romanas fueron diezmadas sin posibilidad de defensa alguna. "Un ejército insuperable en la valentía, el primero de los ejércitos romanos y el mas habil y forjado en la disciplina, la energía, y en la experiencia en el campo de batalla, se vio superado y derrotado a través de la negligencia de su general, la perfidia del enemigo, y la crueldad de la fortuna. . fue casi exterminado en su totalidad hombre a hombre, por el mismo enemigo a quien siempre se habia sacrificado como si fueran ganado ", de acuerdo con el infome del superviviente Veleyo Patérculo, un militar retirado que pueden haber conocido en el campo de batalla tanto Varo como Arminio, ya que sirvio entre la tropa de la que el caudillo germano formo parte a su servicio como romano. 

Sólo un puñado de supervivientes lograron escapar de alguna manera perdiendose en el bosque y hacer su camino de regreso a la seguridad de las guarniciones cercanas. La noticia que trajeron a casa sorprendió tanto a los romanos que muchos lo atribuyen a causas sobrenaturales, alegando que una estatua de la diosa Victoria había invertido inquietante su dirección apuntando al otro lado de las fronteras del Imperio. El historiador Suetonio, acabaria escribiendo sobre esta derrota un siglo después de la batalla , y afirmó que la derrota vergonzante de estas legiones "casi acaba con el imperio." Los escritores romanos, dice Wells, "estaban muy preocupados por el desastre." A pesar de que se culpó a los desventurados Varo y demas mandos de sus legiones, o a la traición de Arminio, o el paisaje salvaje o lo desconocido del terreno, en realidad, dice Wells, "las sociedades locales y las organizaciones tribales gernanas fueron siempre mucho más compleja de lo que creían los romanos. Eran una sociedad informada, personas dinámicas, que cambian rápidamente su modo de vida adaptandose a las circunstancias forzadas, que practicaban la agricultura compleja hoy y comercian con Roma , pero que se organizaron y lucharon en lo que demostraron ser unidades militares organizadas, y se comunican entre sí a través de distancias muy grandes. Para nada eran los barbaros que solo sabian plantar batalla gritando y avanzando al frente invocando a sus dioses de la guerra. Demostraron tener conocimientos tacticos avanzados y supieron encontrar el modo de derrotar la aplastante superioridad tecnologica y tactica, y la ferrea disciplina romana " 

Más del 10 por ciento de todo el ejército imperial había sido aniquilado,el mito de su invencibilidad y el presitigio del ejercito romano habia sido hecho añicos. A raíz de la debacle, las bases romanas en Germania fueron abandonadas a toda prisa. Augusto, temiendo que Arminio decidiera marchar sobre Roma, expulsó a todos los germanos y galos de la ciudad y se vio obligado a poner las fuerzas fronterizas en regimen de guardia y seguridad, replegandolas para la defensa inmediata del imperio. 

Seis años pasarían antes de que un ejército romano vuelva al lugar de la batalla. La escena que los soldados encontraron fue horrible. Esparcidos en todo el campo en Kalkriese se hallaban colocados los huesos que blanquean al sol de los hombres y animales muertos, en medio de fragmentos de las armas destrozadas. En bosques cercanos se encontraron con "bárbaros altares" en los que los germanos habían sacrificado a los legionarios que se rindieron. Las cabezas humanas fueron clavadas a los árboles en todas partes. Era una clara muestra de la ira y el resentimiento del pueblo germano contra Roma, el general romano que lleva la expedición, ordenó a sus hombres una parada para enterrar los restos, en las palabras de Tácito, “no hubo forma para un soldado de saber si estaba enterrando los restos de un pariente o un extraño, pero lo hicieron mirando a todos como parientes y de su propia sangre, mientras que su ira se elevó más que nunca contra el enemigo. "

Germánico, ordenó la llamada de las tropas a la campaña contra el pueblo de los queruscos, todavía bajo el mando de Arminius, seguido de la tribu profundamente adentrados en las tierras de Germania. Pero el cacique ladino y sus tropas se retiraron a los bosques, hasta que, después de una serie de sangrientos enfrentamientos donde los romanos obtuvieron parcas compensaciones a su gran derrota, pero indeciso por las posibles represalias que un ejercito que imaginaba muy superior ahora en numero pudiera estar preparando, Germánico volvió a retroceder tras las fronteras hasta el Rin, derrotado y ya sin animo para continuar una campaña que consideraba perdida. Arminio fue "el libertador de Alemania", escribió Tácito, "un hombre que arrojó el desafío a la nación romana. " 

Durante un tiempo, las tribus acudieron a unirse a la coalición cada vez mayor de Arminius. Pero a medida que su poder crecía, celosos rivales comenzaron a desertar de su causa. Él proclamado rey de los germanos “ cayó por la traición de sus parientes", según los registros de Tácito, en el año21.

Con la abdicación de los romanos y su retirada de Germania , el campo de batalla de Kalkriese fue olvidado poco a poco. Incluso las historias de romanos que registraron la debacle se perdieron, en algún momento después del siglo V, durante el colapso del imperio bajo el ataque de las invasiones bárbaras. Sin embargo, en 1400, los eruditos humanistas en Alemania redescubren las obras de Tácito, incluyendo la cronica de la derrota de Varo. Como consecuencia de ello, Arminio fue aclamado como el primer héroe nacional de Alemania. "El mito de Hermann", dice Benario, "ayudó a los alemanes dandoles su primer sentimiento que se había producido a lo largo de la historia uniendo a las gentes en un pueblo alemán que trascendiera a los cientos de pequeños ducados que llenaban el paisaje político de la época." En 1530, Martín Lutero, incluso elogió al antiguo jefe germano como "líder de la guerra" (y actualizó su nombre a "Hermann"). Tres siglos más tarde en 1809 Heinrich von Kleist menciona la epica batalla de Hermann, e invoca las hazañas del héroe para animar a sus compatriotas para luchar contra Napoleón y sus ejércitos invasores. En 1875, como el militarismo alemán iba en constante aumentó, Hermann había sido adoptado como símbolo de suma importancia histórica y simbolo del orgullo patrio de la nación, una estatua de cobre titánica del antiguo guerrero, coronado con un casco alado y blandiendo su espada amenazadoramente hacia Francia, se erigió sobre una montaña a 20 kilómetros al sur de Kalkriese, cerca de Detmold, donde muchos estudiosos de la epoca, creian que la batalla tuvo lugar. A 87 metros de altura, y montado en una base de piedra de 88 pies,la que era la estatua más grande del mundo hasta la Estatua de la Libertad fue dedicada en 1886 al heroe Arminio. No es sorprendente que el monumento se convirtiese rapidamente en un destino popular para las peregrinaciones nazis durante la década de 1930. Sin embargo, la ubicación real de la batalla sigue siendo un misterio por esas fechas.Más de 700 sitios, que van desde los Países Bajos hasta el este de Alemania, se han propuesto. Y las conjeturas siguieron infuctuosas buscando el mitico campo de batalla.


Un arqueólogo aficionado, Tony Clunn del Regimiento Real de Gran Bretaña estaba esperando la oportunidad de satisfacer su interés cuando llegó a su nuevo puesto en Osnabrück en la primavera de 1987. (Él inexperto arqueologo había prestado asistencia a los equipos de arqueólogos en Inglaterra durante su tiempo libre, utilizando un detector de metales para buscar restos de calzadas romanas.) Clunn se presentó ante el director del museo de Osnabrück, Wolfgang Schlüter, y le pidió ayuda. El oficial británico se comprometió a entregar al museo todo lo qie se hayase en la busqueda, pero no se encontró nada.

"En el principio, todo lo que había esperado encontrar era a lo sumo la tipica moneda romana extraviada o un artefacto extraño que situar en algun contexto interesante," Clunn, quien se retiró del ejército con el rango de mayor en 1996, me dijo esto bastante desesperanzado, cuando nos sentábamos a beber té en un café al lado de la Varusschlacht (Batalla de Varus) Museo y Parque Kalkriese, que abrió sus puertas en 2002. Schlüter había sugerido que se buscase en una nueva ubicación, se trataba de la zona rural Kalkriese, donde unas pocas monedas ya se habían encontrado. Clunn planeó su asalto a esta neuva zona y a una nueva oportunidad planificandolo todo menticulosamente como corresponderia a los ojos de un soldado atento a los detalles. Él estudió minuciosamente los mapas antiguos, estudió la topografía regional y cuando empezo sus trabajos ya habia leído mucho acerca de la batalla, incluyendo un tratado anterior acerca de este asunto del siglo 19 del historiador Theodor Mommsen, que ya había especulado con que la celebre batalla se llevó a cabo en algún lugar cerca Kalkriese, aunque pocos en su tiempo le prestasen mucha atención y se mostrasen de acuerdo con él. Y la fortuna parece estar de lado de los audaces.

Como Clunn dieron una amplia vuelta en excusrsiones preliminares por Kalkriese en un Ford Escorpio negro, un pequeño grupo de simpatizantes, presentándose a sí mismo a los agricultores locales, vio por primera vez lo que seria su extenso campo de busqueda, lo que entendio como un paisaje que ha cambiado significativamente desde la época romana. Los bosques de robles, alisos y hayas que habia tenido por seguro que muchos buscaron como referencia para ubicar el lugar del mitico combate, ya no existian,desde hace mucho tiempo dado paso a los campos de cultivo y los bosques de pino. Imperturbables habian cedido su terreno a edificios agrícolas modernos con techos de teja roja, de pie en lugar de las chozas de las tribus antiguas. El pantano del relato que tanto terror habia inflingido a los romanos, mismamente tambien había desaparecido, desecado en el siglo 19, dando paso a lo que ahora se podria definir como una bucólica pradera. Içronicamente mas apropiada para narrar cuentos de hadas y princesas enamoradas de algun elfo esquivo que de cruentos relatos de epicas batallas entre los dos lobos. De un lado los hambrientos lobos de Wotan, del otro, los seguidores de la Loba Romana.

El uso de un viejo mapa dibujado a mano que recibió de un terrateniente local, sirvio a Clunn para un primer registró de las ubicaciones de monedas y hallazgos menores anteriores. "El secreto es buscar el camino más fácil que la gente ha tomado en los tiempos antiguos", dice. "Nadie quiere verse obligado a cavar un montón de agujeros innecesarios en el suelo. Así que buscar el lugar más lógico para empezar a buscar, por ejemplo, un paso en una pista puede reducir toda la busca del espacio de un campo de tiro militar , a un cuello de botella ". Clunn se centró en el área entre el lugar en el que el Pantano Grande o la cienaga había estado y la colina de Hill Kalkriese. Mientras caminaba, barriendo el terreno con su detector de metales de un lado a otro, en un dia cualquiera de los muchos que aquel excentrico arqueologo aficionado paso en la zona, se dio cuenta de una ligera elevación. "Sentí que era un rastro de algun sendero o camino de la vieja edad, tal vez un camino a través de la ciénaga", dice. Él comenzó entonces a rastrear a raíz de la elevación, en pequeñas parcelas, realizando su trabajo hacia atrás, de modo lento y sistematico, hacia las colinas.

En poco tiempo (para lo que se podria esperar en una busqueda a ciegas de tal magnitud), aparecieron los primeros resultados, un zumbido en los auriculares indica la presencia de algun objeto de metal enterrado en la tierra. Se agachó, y procedio al corte con cuidado de un pequeño cuadrado de césped con una paleta, y con suma calma empezó a cavar, y a tamizar el suelo de turba a través de sus dedos. Cavó hasta cerca de ocho pulgadas en el suelo."Entonces lo vi!" Clunn exclamo aun emocionado con su propio relato. En su mano había un pequeño disco de metal oscurecido por el tiempo, una moneda de plata desgastada con la edad, pero con todo, sabia que no podia tratarse de otra cosa que de un denario romano, grabado en una cara con las facciones aguileñas de Augusto, y por el otro, con dos guerreros armados con escudos y lanzas de batalla. "Casi no podía creerlo", dice. "Yo estaba paralizado." Pronto encontró un segundo denario, luego un tercero. ¿Quién perdió esto? Se preguntó que hacian aquellas modedas alli, y lo que el portador de la pequeña suma que tenia en sus manos habia estado haciendo para perderlas, correr, andar, caminar? Antes de que Clunn abandonara la zona durante el día, habia tomado nota cuidadosamente , procediendo añ registrado de la ubicación de las monedas en su mapa de cuadrículas para tener una referencia exacta del lugar, habia procedido al sellado en bolsas de plástico de su hallazgo y restaurado los terrones de tierra a su lugar de origen. Hasta este pequeño detalle le parecio importante dado el entusiasmo de su hallazgo.

La próxima vez que Clunn volvió a la zona de Kalkriese, su detector de metales marcó otro hallazgo: a una profundidad de alrededor de un pie, descubrió otro denario. Éste, también, rebelo un retrato de Augusto, por un lado, y por el otro, un toro con la cabeza baja, como si fuera a comer pasto o en posición de sacrificio. Al final del día, Clunn había descubierto no menos de 89 monedas. El siguiente fin de semana, se encontró aún más, para llegar a un total de 105, ninguna de ellas acuñadas antes del reinado de Augusto. La gran mayoría se encontraban en estado bastante optimo,con no mucho desgaste, como si hubieran sido poco usadas o no llevasen demasiado tiempo en circulacion cuando se perdieron.

En los meses que siguieron, Clunn continuó sus exploraciones, siempre girando los pertinentes informes sobre sus hallazgos a Schlüter. Junto con las monedas, descubrió fragmentos de plomo y bronce, clavos, fragmentos de una groma (un distintivo de calzada romana, asi como la topografía del posible trazado que señalaba esta señal) y tres piezas curiosas de formas ovoides de plomo que los estudiosos alemanes identificaron como proyectiles para ser lanzados con una honda. "Poco a poco un patrón coherente comenzaba a surgir", dice Clunn. "Había muchos indicios de que un gran contingente de personas había extendido diversas pertenencias hacia fuera de la zona en la cúspide en el campo, huyendo de un horror desconocido, pues los proyectiles de plomo tuvieron que pertenecer posiblemente a algun miembro de una “auxilia”, ".Clunn comenzó a sospechar que había encontrado lo que quedaba de las legiones del legado Varo y de los restos perdidos de la mas legendaria de las batallas sucedida en Germania '.

Gracias a los contactos de Schlüter en el mundo académico alemán, el sitio fue reconocido, casi de inmediato, como un gran descubrimiento. Arqueólogos profesionales, bajo la dirección de Schlüter y, más tarde, bajo la direccion de Wilbers-Rost realizaron excavaciones sistemáticas. Tuvieron la suerte de cara para lo que pueda ser buscar un hallazgo de tal magnitud: En algún momento de los tiempos mas acatuales los agricultores locales, habían cubierto el subsuelo arenoso, con una gruesa capa de césped que habían protegido a los artefactos descubiertos a continuación.

Desde principios de 1990, las excavaciones han localizado los restos de la batalla a lo largo de un corredor de casi 15 kilómetros de longitud de este a oeste, y un radio de poco más de 1 milla de norte a sur, ofreciendo una prueba adicional de que la gran batala se desenvolvió a lo largo de muchas millas, antes de llegar a su punto culminante en el terrible Kalkriese.

Tal vez el descubrimiento más importante fue la evidencia de un muro de 4 metros de alto y 12 pies de espesor, hecho de tierra amontonada y reforzado por trozos de césped. "Arminio aprendido mucho de su servicio con los romanos", dice Wilber-Rost. "Él sabía que sus tácticas en campo abierto eran invencibles con la tecnologia militar de que dispionian sus tropas y estudio sus puntos débiles y los puntos debiles de la muy organizada legio romana. La pared en zigzag fue dispuesta para que los germanos se parapetasen en la parte superior de la colina desde la que podrían atacar a los romanos a partir de dos ángulos. Podían estar de pie ocultos tras estas paredes bien camufladas de espesa vegetacion o salir corriendo a través de los huecos en él muro para atacar el flanco romano, y luego volver corriendo detrás de él para ampararse en la seguridad de estas defensas. 



"Las concentraciones de los artefactos y armas se encontraron frente a la pared, lo que sugiere que los romanos habían tratado de escalar .La escasez de objetos detrás de ella da testimonio de su incapacidad para hacerlo”. “Es decir, básicamente fueron masacrados en un pasadizo estrecho , una pendiente natural desde la que los germanos atacaron con la superioridad tactica de hacerlo desde lo alto, con un terreno angosto y sin posibilidad de acceder a una formación de combate solida, las tropas romanas fueron diezmadas con facilidad, puesto que intentar escalar la pendiente les conducia a encontrarse con estos muros defensivos de tierra. “

Cuanto más los avanzaban los arqueólogos, se excavaron más zonas cercanas y se aprecia la inmensidad de la masacre. Claramente, Arminio y sus hombres habían recorrido el campo de batalla después de la masacre y se llevaron todo lo que de valor encontraron incluyendo por supuesto la util armadura romana, cascos, oro y plata, utensilios y armas. La mayor parte de lo que los arqueólogos han desenterrado se compone de elementos que los vencedores no pudieron notar, o se han caído o roto, ya que saquearon a los vencidos a conciencia.Sin embargo, ha habido algunos hallazgos espectaculares, incluyendo los restos de la vaina de un oficial romano y, sobre todo, la magnífica máscara de un jinete romano o el remate de un estandarte de plata indicativo de una unidad de elite.También descubrieron monedas estampadas con las letras "var", de Varo, que el comandante de la malograda legion había concedido a sus tropas y habian sido acuñadas ex-proceso para conmemorar el servicio meritorio. 


En total, el equipo de Wilbers-Rost ha encontrado más de 5.000 objetos: Los huesos humanos (incluyendo varios cráneos horriblemente deteriorados y mostrando terribles impactos y varios de ellos machacados por los golpes de hachas o las espadas), puntas de lanza, trozos de hierro de armas o quizas de placas de los scutum rumanos, los anillos del arnés de los caballos, restos de grebas y protecciones, piezas de armaduras de diversa tipologia, clavos de hierro, estacas, tijeras, campanas que una vez colgaron de los cuellos de mulas romanas o quizas de bueyes de tiro, un colador de vino y los instrumentos médicos casi intactos de un galeno de campaña. Muchos de estos objetos, limpiados y restaurados, se exhiben en el museo en las cercanias del lugar. (Los arqueólogos también encontraron fragmentos de bombas que los aviones aliados dejaron caer en el área durante la Segunda Guerra Mundial.)

Clunn, ahora de 59 años, todavía trabaja, como oficial de personal,para los militares británicos destacados en Osnabrück. Una tarde reciente, en medio de aguaceros intermitentes, él y yo fuimos al este de Kalkriese a lo largo de la ruta que el ejército de Varo debio seguir de forma más probable en el último día de su angustiosa marcha. Nos detuvimos en una pequeña colina en las afueras de la aldea de Schwagstorf. Desde el coche, apenas podía detectar el aumento en el suelo, pero Clunn me aseguró que se trataba de la más alta cota de elevación no natural en las cercanías. 

"Es el único lugar que ofrece una defensa natural", dijo. Y con todo hemos encontrado muros elevados con tierra y césped.En este caso, me informa de que se han encontrado los mismos tipos de monedas y artefactos que han sido desenterrados en Kalkriese, y que espera que el futuro de las excavaciones qie aun se efectuan en la zona, permita determinar que las maltratadas fuerzas romanas intentaron reagruparse alli poco antes de conocerse su desesperado destino y enfrentarse a su final. Mientras estábamos en el borde de una rotonda de tráfico y miró a través de un campo de maíz al otro lado, añadió: "Estoy convencido de que este es el sitio de último lugar de resistencia de Varo". 

Hemos aprendido mucho acerca de cómo pudieron desarrollarse las cosas…el mito de la escaramuza sorpresa improvisada en un terreno propicio, cae por su peso, hay evidencias de que los germanos debieron preparar este escenario menticulosamente, con una vision tactica muy estudiada. Posiblemente, cada muro, cada puesto de defensa y ataque, fuese pensado previendo el despliegue de las tropas romanas en una eventual desbandada. 

No sabemos cuantos supervivientes hubo de la gran batalla, las fuentes romanas silencian el tema, podemos intuir que de las gloriosas legiones de millares de hombres, no sobrevivirían mas de una centena. Lo que da cuenta de lo estudiada que fue la planificación de la la batalla desde el lado germano. Y de la magnitud del desastre para la Loba Romana.


1 comentario:

Anónimo dijo...

excelente tu aporte , por mi parte estoy jugando roma tw y he comenzado una partida con los germanos

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo