viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

lunes, 7 de enero de 2013

Gylfaginning (El engaño de Gylfi)


Gylfaginning

(El engaño de Gylfi)


I

(EL REY GYLFI)

El rey Gylfi gobernaba las tierras que ahora se llaman Suecia. Se cuenta que le dio a una viajera, como premio por haberle complacido, una tierra arable en su reino: lo que cuatro bueyes pudiesen arar en un día y una noche. Pero esta mujer era de la estirpe de los Aesir, se llamaba Gefjun. Tomó cuatro bueyes de Jötunheim, que eran hijos suyos y de un gigante, y los puso ante el arado. Y el arado se hundió tan duro y fuerte que hendieron la tierra, y los bueyes separaron esa tierra por el mar hacia el oeste, y se instalaron en un estrecho. Allí se estableció Gefjun y dio nombre a la tierra y la llamó Selanda. Y donde se había separado la tierra quedó agua; ahora se llama Lögrin, en Suecia. Y allí hay un golfo que corresponde al cabo de Selanda. Así dice Bragi, el viejo poeta:

Gefjun quitó a Gylfi,
feliz, tierras de oro,
y al correr las bestias
humeó; creció Dinamarca;
tenían los bueyes ocho
ojos y hermosa testa, al ir
tomando el gran botín
de las islas herbosas.

II

(EL VIAJE DE GYLFI)

El rey Gylfi era hombre sabio y experto en la magia. Se extrañaba de que los Aesir fueran tan sabios que todas las cosas fueran de acuerdo con su voluntad. Pesaba que o bien sería por su propia naturaleza, o bien por gracia de los dioses a los que ofrecían sacrificios. Comenzó su viaje al Ásgard en secreto, y adoptó la apariencia de un anciano, ocultándose de este modo. Pero los Aesir lo supieron porque eran videntes, y conocieron también su viaje ante de que llegara, y le provocaron espejismos. Y cuando entró en la fortaleza vio un palacio tan alto que apenas podía ver su parte superior. El tejado estaba cubierto de escudos de oro, como si fuera un tejado de tablas. Así dice Thjódolf el Hvin cómo el Valhala estaba techado con escudos:

brillaban a la espalda,
baldosas los escudos,
de Sváfnir los broqueles
a los guerreros guardan.

Gylfi vio un hombre en la puerta del palacio jugando con hachas, de las que tenía siete a la vez en el aire. Este le preguntó el nombre. Dijo llamarse Gangleri, y venir por caminos misteriosos, y pidió albergue para la noche, y preguntó de quien era el palacio. Le responde que era de su rey. “Y te puedo acompañar a verle; tú mismo le preguntarás su nombre”. Y el hombre dio la vuelta y entró en el palacio delante de él. Y él iba detrás, y entonces se cerró la puerta en sus talones. Vio entonces muchos pisos, y mucha gente, algunos jugando, otros bebiendo, otros con armas, peleando. Miró entonces a su alrededor y pensó que lo que veía resultaba increíble. Dijo:

Todos los umbrales, antes de avanzar,
deben vigilarse:
pues nunca se sabe qué enemigos
se sientan en los bancos.

Vio tres tronos separados uno de otro, y en cada uno de ellos había sentado un hombre. Preguntó entonces qué nombre tenían sus jefes. Le responde el que le había acompañado, que el que estaba sentado en el trono más cercano se llama Hár, y el que estaba a su lado se llama Jafnhár, y el más alejado se llama Thridi. Entonces pregunta Hár al viajero qué tiene que decir, y le dice que puede comer y beber con todo en el palacio de Hár. Responde que primero quiere preguntar si esos hombres tenían sabiduría. Hár dice que no podrá salir de allí indemne sin aumentar su saber,

quédate en pie al preguntar
sentado estará el que habla.

III

(LOS NOMBRES DE ODÍN)

Gangleri comenzó a hablar así:
“¿Quién es el más noble o el más anciano de todos los dioses?”
Hár dice:
“Se llama Allfödr en nuestra lengua; pero en el antiguo Ásgard tenía doce nombres: uno es Allfödr, el segundo es Herran, el tercero es Hnikar, el cuarto es Hnikud, el quinto Fjölnir, el sexto Oski, el séptimo Ómi, el octavo Biflindi, el noveno Svidar, el décimo Svidrir, el undécimo Vidrir, el duodécimo Jálk”.
Entonces pregunta Gangleri:
“¿Por qué es dios, o qué es capaz de hacer, o qué hazañas ha realizado?”
Hár dice:
“Vive desde el principio de los tiempos y gobierna y rige en todas las cosas, grandes y pequeñas.”
Entonces dijo Jafnhár:
“Él forjó el cielo y la tierra y el aire y todas las cosas.”
Entonces dijo Thridi:
“Lo más grande es que hizo al hombre y le dio alma para que viva y no muera nunca aunque se pudra su cuerpo hasta convertirse en polvo o se queme hasta convertirse en cenizas. Y todos los hombres vivirán si tiene buenas costumbres, y vivirán con él en el lugar llamado Gimlé o Víngólf. Y los hombres malos irán a Hel y desde allí el Niflhel que está por debajo del noveno mundo.”
Entonces dijo Gangleri:
“¿Qué hacía antes de que se crearan cielo y tierra?”
entonces responde Hár:
“Estaba con los gigantes del hielo.”


IV

(EL ORIGEN DEL MUNDO)

Gangleri dijo:
“¿Cuál fue el principio, o cómo empezó, o qué había antes?”
Hár responde:
Así se dice en el Völsupa:

Fue en los tiempos primeros cuando nada había
no había arena ni mar, ni las frías olas;
tierra no había, ni el alto cielo,
sólo el vacío abismo, y no había hierba.

Entonces dijo Jafnhár:
“Muchos evos antes de que se creara la tierra se hizo en Niflheim, y en medio de todo está la fuente que se llama Hvergelmir y de ella nacen los ríos que se llaman así: Svöl, Gunnthrá, Fjörm, Fimbulthul, Slídr y Hríd, Sylgr y Ylgr, Víd, Leiptr; Gjöll está al lado de Helgrindir”.
Entonces dijo Thridi:
“Pero primero existió el mundo del sur, llamado Muspell: es luminoso y caliente, su región es llameante y ardiente, e intransitables para los extranjeros y los que no proceden de allí. El llamado Surt vive allí en el confín de la tierra para defender el país: tiene una espada llameante y cuando termine el mundo irá a luchar y vencer a todos los dioses y a quemar todos los mundos con el fuego”.

V

(EL ABISMO PRIMIGENIO Y LOS GIGANTES)

Gangleri dijo:
“¿Cómo era antes de que aparecieran las estirpes, o que hubiera gente?”
Entonces dijo Hár:
“El río llamado Elivágar, cuando se hubo alejado tanto de la fuente originaria que la espuma venenosa que tenía se endureció como la escoria al salir del fuego, y se convirtió en hielo, y cuando el hielo se estancó y dejo de fluir, salió de él el veneno, como escarcha, y se heló y creció la escarcha amontonándose hasta llenar el Ginnungagap”.
Entonces dijo Jafnhár:
“Ciertamente, en el norte el Ginnungagap se hundió con el peso del hielo y la escarcha, la lluvia y las aguas. Pero el sur de Ginnungagap quedó libre, gracias a las chispas que saltaban desde el Muspell”.
Entonces dijo Thridi:
“Al igual que en el Niflheim hacía frío, en todas esas terribles regiones en las proximidades del Muspell hacía calor y estaba todo refulgente. Pero el Ginnungagap se calentó tanto como el aire cuando no hay brisa, y cuando se juntaron la escarcha y los vientos calido, el hielo se fundió y fluyó, y de las gotas del liquido nació uno que tenía el poder recibido del calor, y que era parecido a un hombre, y se llama Ymir, pero todos los gigantes del hielo le lama Aurgelmir, y de él proceden las estirpes de los gigantes del hielo”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Cómo surgieron las estirpes de los hombres?¿Es dios ése de quien hablaste?”
Entonces respondió Hár:
“De ningún modo lo consideramos dios. Era malo, como todos sus descendientes; les llamamos gigantes del hielo. Y se dice que mientras dormía, sudó: entonces le crecieron bajo la mano izquierda un hombre y una mujer; y un pie con el otro le dio un hijo. Y de ahí vinieron las estirpes de los gigantes del hielo. Al gigante del hielo más anciano le llamamos Ymir”.

VI

(YMIR Y SUS DESCENDIENTES)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Dónde y de que vivía Ymir?”
Hár responde:
“Cuando la escarcha chorreó nació de ella una vaca llamada Audumla, y cuatro ríos de leche surgieron de sus ubres, y alimentó así a Ymir”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Con qué se alimentaba la vaca?”
Hár responde:
“Chupaba las piedras de escarcha, que estaban saladas. Y el primer día que chupó las piedras salió de ellas por la noche pelo de hombre, y el segundo día la cabeza de un hombre, y el tercer día era ya el hombre entero. Se llama Brúni, era de hermoso aspecto, grande y poderoso. Tobo un hijo que se llamó Borr, se casó con una mujer llamada Bestla, hija del gigante Bölthorn, y tuvieron tres hijo, se llamaba uno Odín, y el segundo Vili, el tercero Vé. Y yo pienso que este Odín y sus hermanos han de ser jefes del cielo y la tierra. Pensamos que ese debe ser su nombre, que así se llama el más grande y noble de los hombres, y bien puede darse ese nombre ante ti”.

VII

(LA MUERTE DE YMIR)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Qué fue entonces de su estirpe, o quienes fueron los mas importantes?”
Entonces responde Hár:
“Los hijos de Borr mataron al gigante Ymir, y al caer brotó tanta sangre de sus heridas, que se ahogaron en ella todos los del linajes de los gigantes del hielo, excepto uno que se salvó con su familia, los gigantes le llaman Bergelmi. Subió a su molino con su esposa y se quedó allí, y de ellos proceden las estirpes de los gigantes del hielo”.

VIII

(LA CREACIÓN DEL MUNDO)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Qué fue de los hijos de Borr, pues piensas que son dioses?”
Hár dice:
“No decimos eso en absoluto. Tomaron a Ymir y lo llevaron al centro del Ginnungagap y de él hicieron la tierra, de su sangre el mar y los lagos, la tierra se hizo de la carne y las montañas de los huesos: las piedras y las rocas las hicieron de los dientes y las muelas, y de los huesos que se habían roto”.
Entonces dijo Jafnhár:
“de la sangre que manaba de sus heridas y corría suelta hicieron los mares que rodeaban y unían la tierra, y pusieron ese mar en torno a ella, y a muchos les parece obra de enorme merito”.
Entonces dijo Thridi:
“Tomaron también su cráneo y de él hicieron el cielo, y lo colocaron sobre la tierra, sobre cuatro puntas, y bajo cada una pusieron un enano. Se llaman así: Este, Oeste, Norte, Sur. Entonces tomaron las pavesas y las chispas que salían del Muspell, y las colocaron en el cielo del Ginnungagap, por arriba y por abajo, para iluminar el cielo y la tierra.
Colocaron todos los fuegos, algunos en el cielo, otros sueltos bajo el cielo, y los situaron y crearon sus orbitas. Así dicen los antiguos poemas que gracias a ellos se separaron los días y se contó el tiempo en años, como dice el Völsupa:

No sabia la sol dónde estaban sus salas
no sabía el luna cuál era su poder,
no sabían las estrellas dónde tenían su lugar.

Así era antes de existir la tierra”.
Entonces dijo Gangleri:
“Grandes sucesos son los que oigo. Colosal obra es, y magníficamente hecha. ¿Cómo se dispuso la tierra?”
Entonces responde Hár:
“es redonda por fuera, y alrededor de ella está l mar profundo, y en la costa del mar dieron tierra a las estirpes de gigantes para que vivieran allí. Ymir adentro en la tierra, hicieron una muralla alrededor del mundo, por miedo a la enemistad d los gigantes, y para la muralla utilizaron las cejas del gigante Ymir, y llamaron Midgard a la fortaleza. Tomaron también su cerebro y lo lanzaron al aire, y de él hicieron las nubes”.

IX

(LOS PRIMEROS HOMBRES)

Entonces dijo Gangleri:
“Me parece que hicieron gran obra al crear la tierra y el cielo y colocar la sol y el luna y ordenar los días. ¿De dónde vinieron los hombres que habitaban el mundo?”.
Entonces responde Hár:
“Cuando los hijos de Borr iban bordeando el mar por la costa, encontraron dos árboles y cogieron los árboles y crearon hombres con ellos, el primero les dio espíritu y vida, el segundo sabiduría y movimiento, el tercero forma, habla y oído y vista; les dieron ropas y nombres. El hombre se llamó Ask y la mujer Embla y de ellos se engendró la estirpe de los hombres a la que se dio el Midgard como alojamiento. Allí al lado hicieron una ciudad en medio del mundo, que se llama Ásgard, nosotros la llamamos Troya; allí vivieron los dioses y su estirpe, y de ello se contaron grandes cosas, tanto en la tierra como en el cielo. Hay allí un lugar que se llama Hlidskjálf, y cuando Odín se siente allí, en su trono, ve todos los mundos y la conducta de cada hombre y sabe todas las cosas al verlas. Su mujer se llama Frigg, hija de Fjörgvin, y de su estirpe procede la gente que llamamos Aesir, que construyeron el antiguo Ásgard y los reinos que le pertenecen, y todos ellos son de estirpe divina. Y por eso se le puede llamar Allfödr, pues es el padre de todos los dioses y hombres y todo se hizo por él y su poder. La tierra era su hija y su esposa, de ella nació el primer hijo, que es Ásathor, le acompaña la fuerza y el poder, y con ellos vence a todos los seres vivos”.

X

(EL DÍA Y LA NOCHE)

“Narfi se llama un gigante que vive en el Jötunheim. Tenía una hija llamada Nótt, negra y oscura como era propio de la estirpe. Se la casó con un hombre llamado Naglfari, su hijo se llamó Aud. Luego la casaron con un hombre llamado Annar. Su hija se llamó Jörd. Por último estuvo casada con Delling, de la estirpe de los Aesir; su hijo fue Dag, luminoso y bello como su padre. Entonces, Allfödr cogió a Nótt y Dag y les dio dos caballos y dos carros y los puso en el cielo para que dieran la vuelta cada día en torno a la tierra. Nótt va cabalgando primero en el caballo llamado Hrúnfaxi y por la mañana humedece la tierra cada día con la espuma del bocado. El caballo de Dag se llama Skinfaxi e ilumina todo el aire y la tierra con sus crines”.

XI

(LA MARCHA DE LA SOL Y EL LUNA)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Cómo se gobierna la marcha del sol y la luna?”
Hár dice:
“Hay un hombre llamado Mundilfaeri que tuvo dos hijos: eran bellos y hermosos que llamó a uno Luna, y a la hija Sol, y la casó con un hombre llamado Glen. Pero los dioses se irritaron por esta arrogancia y cogieron a los hermanos y los pusieron en el cielo, hicieron que Sol condujera los caballos que arrastran su carro, que los dioses habían creado con las chispas que saltaron del Muspell, para iluminar los mundos. Estos caballos se llaman Árvaki y Alsvidr, y bajo el lomo les colocaron, los dioses, dos fuelles para refrescarlos, y, en algunos poemas, se les llama ísarnkol. Luna dirige la marcha del luna y gobierna la creciente y la menguante. Tomó de la tierra dos niños llamados Bil y Hjúki, que salieron de la fuente llamada Byrgir, llevando sobre los hombros una cuba de nombre Saegr y una pértiga llamada Simul. Vidfinn se llama su padre. Estos niños siguen a Luna, como se puede ver desde la tierra”.

XII

(LA SOL Y EL LUNA Y SUS PERSEGUIDORES)

Entonces dijo Gangleri:
“Rápido viaja Sol, y parecería que está asustada, y no apresuraría más su marcha si temiese la muerte”.
Entonces responde Hár:
“No es extraño que vaya deprisa; cerca va quien la persigue, y no tiene más salida que escapar”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Quién le causa tantas fatigas?”
Hár dice:
“Hay dos lobos, y el va tras ella, se Skoll; la asusta y quiere cogerla. Y se llama Hati, hijo de Hródvitin, el que corre delante de ella y quiere coger a Luna, y asía habrá de ser”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿De qué linaje son los lobos?”
Hár dice:
“Una giganta llamada Gýg vive al este del Midgard en el bosque que llaman Járnvid. En ese bosque viven hechiceras a las que llaman Járnvidur. La vieja giganta engendra muchos hijos de gigantes, todos ellos en figura de lobo, y de ahí vienen éstos. Y se dice que el más poderoso de ese linaje se llama Mánagarm, se alimente con la vida de todos los hombres que mueren, y tragará a Luna y rociará con su sangre el cielo y todo el aire. De ahí que Sol perderá su brillo y los vientos estarán intranquilos y rugirán aquí y allá”.

XIII

(EL ARCO IRIS)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Cuál es el camino al cielo desde la tierra?”
Entonces responde Hár riendo:
“No has preguntado ahora con sabiduría. ¿No se te ha dicho que los dioses hicieron un puente al cielo desde la tierra, que se llama Bifröst? Debes haberlo visto, tú lo llamas arco iris. Tiene tres colores y es muy fuerte y está hecho con arte y habilidad superiores a las de otras obras. Pero tan fuerte como es, se romperá cuando las fuerzas del Muspell pasen sobre él, y sus caballos nadarán por los grandes ríos: así pasarán”.
Entonces dijo Gangleri:
“No pensaba que los dioses hicieran el puente con confianza si ha de romperse, pues podrían construirlo como quisieran”.
Entonces dijo Hár:
“No hay que reprochar a los dioses esta obra. El Bifröst es un puente excelente, pero no hay cosa en este mundo en la que se pueda confiar cuando ataquen los hijos del Muspell”.

XIV

(LA MANSIÓN DE LOS DIOSES)

Entonces dijo Gangleri:
“Qué hizo Allfödr cuando se creó el Midgard?”
Hár dijo:
“Al principio puso jefes en el trono y les ordenó dictaminar los destinos de los hombres y ocuparse del cuidado de la ciudad. Esto fue en el lugar llamado Idavellir, en el centro de la ciudad. La primera de sus obras fue hacer un templo donde habrían de estar sus tronos, doce además del trono donde se sienta Allfödr. Esta casa es la mejor, y la más grande, todo es en ella por dentro y fuera como de oro: este lugar lo llaman Gladsheim. Otra sala hicieron, que era el santuario de las sacerdotisas, y era bellísima; esta casa la llaman Víngólf. Después procuraron hacerse con herramientas y para ello fabricaron un martillo y unas tenazas y un yunque. Y de estas herramientas, otras, y luego produjeron metal y piedra y madera, y tanta abundancia había del metal que llaman oro, que todos los utensilios y todos los instrumentos los tenían de oro, y a esa época la llaman edad de oro, antes de que fuera destruida por la llegada de las mujeres que vinieron del Jötunheim.
Después, los dioses se sentaron en sus tronos a impartir justicia y recordar de dónde habían nacido en la tierra los enanos, allá bajo el suelo, igual que los gusanos en la carne. Los gnomos se habían formado primero en la sangre de Ymir, y allí se hicieron vivos, y entonces eran gusanos, pero por decisión de los dioses alcanzaron el raciocinio y aspecto humano, pero viven en el suelo y las piedras. Módsognir eras el más viejo, Durinn el segundo. Así dice en la Völsupá:

Se reunieron los dioses, todos, en asamblea,
y tomaron consejo los sagrados dioses,
que habrían de crear la estirpe de los gnomos
con la sangre de Brímir y los huesos de Blámi.
Con figura humana lo crearon en la tierra,
muchos enanos, así dice Durinn.”

XV

(EL FRESNO YGGDRASIL)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Cuál es la ciudad principal o el lugar sagrado de los dioses?”
Hár responde:
“Es el fresno Yggdrasil: allí tienen su tribunal todos los días”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Qué puede contarse de ese lugar?”
Entonces dijo Jafnhár:
“Este fresno es el mayor y mejor de todos los árboles: sus ramas se extienden por todos los mundos y llegan más allá del cielo. Sujetan el árbol tres raíces que se extienden dilatadamente: una llega donde los Aesir, y otra donde los gigantes del hielo, donde en tiempos antiguos estuvo el Ginnungagap; y la tercera está sobre el Niflheim, y bajo, y bajo esa raíz está Hvergelmir; Nídhögg mordisquea las raíces. Y bajo la raíz que va hacia los gigantes del hielo está la fuente de Mímir, y en ella están ocultas la sabiduría y el conocimiento; Mímir se llama el dueño de esa fuente, y está lleno de ciencia porque bebe de la fuente en el Gjallarhorn. Allí fue Allfödr y pidió que le dejara beber de la fuente, pero no lo consiguió hasta que dejó su ojo en prenda.
La tercera raíz del fresno está en el cielo, y bajo esa raíz hay una fuente muy sagrada, que se llama fuente de Urd: allí tienen los dioses su tribunal. Cada día cabalgan allí los dioses cruzando el Bifröst, que se llama también Puente de los Aesir. Los caballos de los Aesir se llaman así: Sleipnir es el mejor, es el de Odín, y tiene ocho patas; el segundo es Glad, el tercero Gyllir, el cuarto Glen, el quinto Skeidbrimir, el sexto Silfrintopp, el séptimo Simir, el octavo Gils, el noveno Falhófnir, el décimo Gulltopp, el undécimo Léttfeti. El caballo de Baldr fue quemado junto a él”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Hay fuego ardiendo en el Bifröst?”
Hár dice:
“Lo que ves tronar en el arco iris es un fuego; los gigantes del hielo y los gigantes d los montes subirían al cielo si pudieran cruzar el Bifröst todos los que quieren hacerlo. En el cielo hay muchos lugares hermosos, y todos ellos gozan de la protección divina. Allí hay una hermosa sala bajo el fresno, junto a la fuente, y de ella vienen tres doncellas que se llaman así: Urd, Verdandi, Skuld: estas doncellas modelan los días de los hombres, y las llamamos nornas; pero hay aún otras nornas que vienen a cada hombre cuando nace, para modelar sus días, y son de linaje divino: otras son de linaje de los elfos, y tres del linaje de los gnomos, como aquí se dice:

De origen muy distinto pienso que son las nornas,
No son de igual linaje;
Algunas son de los Aesir, algunas son de los Elfos,
Hijas algunas de Dvalin”.

Entonces dijo Gangleri:
“Si las nornas rigen los destinos de los hombres lo hacen de forma muy desigual, pues algunos tienen vida buena y próspera, otros son pobres o poco ilustres, unos tienen larga vida y otros, breve.”
Hár dice:
“Las nornas buenas y de buen linaje modelan la vida buena. Pero los malos destinos de los hombres están regidos por las malas nornas”.

XVI

(EL FRESNO)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Qué otras maravillas pueden decirse del fresno?”
Hár dice:
“Mucho hay que decir. Un águila se sienta sobre las ramas del fresno, y es muy sabia; entre sus ojos se siente un halcón que se llama Vedrfölnir. Una ardilla, llamada Ratatosk, sube y baja corriendo por el fresno y lleva habladuría entre el águila y Nídhögg. Y cuatro ciervos corren por las ramas del fresno y mordisquean el borrajo; se llaman así: Dáinn, Dvalin, Duneyr, Durathrór. Y en Hvergelmir hay tantas serpientes que no hay lengua que las pueda contar.
Se dice también que las nornas que viven en la fuente de Urd toman agua de la fuente todos los días, y el lodo que hay en torno a la fuente, y rocían el fresno para que no se resequen o se pudran sus ramas. Pero el agua es tan sagrada que todas las cosas que llegan a la fuente se vuelven tan blancas como eso que llamamos clara, que está dentro de la cáscara del huevo.
El rocío que cae de él sobre la tierra lo llaman los hombres rocío de miel, y de él se alimentan las abejas. Dos aves se alimentan en la fuente de Urd, se llaman Cisnes, y de esas aves viene la especie de aves que así se llama”.

XVII

(OTROS LUGARES DEL CIELO)

Entonces dijo Gangleri:
“Grandes cosas me dices del cielo. ¿Qué otros lugares principales hay además de la fuente de Urd?”
Hár dice:
“Hay muchos lugares magníficos. Hay uno que se llama Álfheim, allí vive la gente que llaman Elfos Luminosos, y los Elfos Oscuros viven abajo en la tierra y, si su apariencia es diferente, mucho más distintos son aún en realidad. Los Elfos Luminosos son de figura más bella que Sol, y los Elfos oscuros son más negros que la pez. Hay también el lugar llamado Breidablik, y no hay lugar más bello. Está también el llamado Glitnir, y son sus muros y sus pilares y columnas de rojo oro, y su tejado es de plata. Hay aún otro lugar que llaman Himinbjörg, está en el confín del cielo junto al borde del puente, en el lugar donde llega el Bifröst al cielo. Hay aún otro gran lugar que se llama Valaskjálf; ese lugar es de Odín y lo hicieron los dioses, tejándolo con plata pura, y allí, en esa sala, está el Hlidskjálf, que es un trono que así se llama. Y cuando Allfödr se sienta en ese trono ve todos los mundos. Al sur del cielo está también la sala más hermosa de todas, más luminosa que Sol, que se llama Gimlé; perdurará cuando desaparezcan el cielo y la tierra, y en ese lugar habitan los hombres buenos u justos de todos los tiempos”.
Entonces dijo Gangleri:
“¿Quién se ocupará de ese lugar cuando el fuego de Surt abrase cielo y tierra?”
Hár dice:
“Cuentan que existe otro cielo al sur, por encima de este cielo, y le llaman Andlang a este cielo; y el tercer cielo está aún más alto que ellos, y se llama Vidbláinn, y creemos que en ese cielo está ese lugar. Pero creemos que sólo los Elfos Luminosos habitan ahora allí”.

XVIII

(EL VIENTO)

Entonces dijo Gangleri:
“¿De dónde viene el viento? Es tan fuerte que agita los grandes mares y apaga el fuego, y pese a lo fuerte que es nadie lo puede ver, pues su hechura es extraña”.
Entonces dice Hár:
“Bien te lo puedo decir. Al norte del cielo está también un gigante llamado Hraesvelg. Tiene figura de águila, y cuando mueve las alas surgen los vientos bajo ellas”.

XIX

(INVIERNO Y VERANO)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Por qué hay tanta diferencia entre el verano, cuando hace calor, y el invierno, cuando hace frío?”
Hár dice:
“Un hombre sabio no preguntaría eso, porque cualquiera lo sabe decir. Pero si te has vuelto tan ignorante que lo desconoces, prefiero que preguntes una vez neciamente a que sigas sufriendo la vergüenza de no saberlo. Svásud se llama el padre del verano y vive en el lujo, de tal forma que se llama sváslekt a lo agradables y delicioso. Y al padre del invierno le llaman unas veces Vindlóm y otras Vindsvalr, es hijo de Vásad, y sus parientes eran fieros y de frío corazón, y a él se parece el invierno”.

XX

(ODÍN)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Cuáles son los Aesir en que deben creer los hombres?”
Hár dice:
“Doce son los Aesir de estirpe divina”.
Entonces dijo Jafnhár:
“No son menos sagradas las Aesirinas ni es menor su poder”.
Entonces dijo Thridi:
“Odín es el más noble y más antiguo de los Aesir. Manda sobre todas las cosas, y aunque los otros dioses son muy poderosos, todos ellos le sirven a él, como los hijos a su padre. Y Frigg es su esposa, y sabe el destino de los hombres aunque no sea vidente.
A Odín le llaman Allfödr, porque es padre de todos los dioses. Se llama también Valfödr, pues sus hijos adoptivos son todos los elegidos para la muerte, y para ellos es el Valhalla o Víngólf; allí les llaman Einherjar. También se llama Hangagud y Haptagud, Farmagud, y aún le llamaron de más formas cuando fue a visitar al rey Geirröd”.
Entonces dijo Gangleri:
“¡Muchísimos nombre le habéis dado! A fe mía que debe tener gran ciencia y entendimiento el que sepa qué gestas corresponden a cada uno de estos nombres”.
Entonces dice Hár:
“Muy arduo es explicarlo todo. Pero será más sencillo decirte que la mayoría de los nombres se le han dado en razón de las muchas divisiones de lenguas del mundo; así, todos los pueblos procuran cambiar el nombre a su lengua para invocarle y orarle por sí mismos. Y algunas razones de los nombres se encuentran en sus viajes y se encuentran en las historia, y no podrías considerarte hombre sabio si no supieras hablar de esos grandes sucesos”.

XXI

(THOR)

Entonces dijo Gangleri:
“¿Cuáles son los otros Aesir? ¿O qué hacen, o qué han hecho para distinguirse?”
Hár dice:
“Thor es el más destacado de ellos, se le llama Ásathor y Ökuthor. Es el más fuerte de todos los dioses y hombres. Tiene un reino que se llama Thrúdvangar, y su palacio se llama Bilskirnir. En sus salas hay quinientos cuarenta aposentos: es la casa más grande que han hecho los hombres.
Thor tiene dos chivos que se llaman así: Tanngnjóst y Tanngrisnir y conduce un carro, y a su pértigo van uncidos los chivos. Por eso se le llama Ökuthor. Tiene también tres tesoros: uno es el martillo Mjöllnir que conocen bien los trolls del hielo y los gigantes de los montes cuando llega por el cielo, y no es extraño, pues ha herido muchos cráneos de sus padres o parientes. Tiene otro magnífico tesoro: un cinturón mágico, y cuando se lo ciñe se acrecienta su fuerza divina. Posee una tercera cosa, que es gran tesoro; son unos guantes de hierro, y con ellos no se puede escapar el mango del martillo. Pero no hay nadie tan sabio que pueda contarte todas sus hazañas. Pero podría decirte tantas cosas de él que pasarían muchas horas antes de agotar todo lo que conozco”.

XXII

(BALDR)

Entonces dijo Gangleri:
“Quiero saber cosas de más Aesir”.
Hár dice:
“Otro hijo de Odín es Baldr, y de él sólo pueden decirse cosas buenas. Es el mejor, y todos le alaban. Su rostro es tan bello y brillante que resplandece. Una hierba hay que es tan blanca que se la compara con las cejas de Baldr, y es hierba más blanca de todas. Y de ahí puedes reconocer su belleza, tanto de cabellos como de cuerpo. Es el más sabio de los Aesir y el de más bellas y graciosas palabras. Es propio de su naturaleza el que nadie puede rechazar su opinión. Vive en el lugar llamado Breidablik, que está en el cielo. En ese lugar no puede haber suciedad”.

XXIII

(NJÖRD)

“El Tercer Aesir es el llamado Njörd; vive en el cielo, en el lugar llamado Nóatún. Rige la marcha del viento y calma el mar y el fuego; a él se invoca para el viaje por mar y para la caza. Es tan rico y opulento que puede conceder riquezas, en forma de tierras o de dinero, cuando se le invoca para ello. (Njörd no es de la estirpe de los Aesir). Creció en el Vanaheim, pero los Vanir le entregaron a los dioses como rehén y tomaron a cambio como rehén al llamado Haenir. Eso fue para reconciliar a los dioses y los Vanir.
Njörd tiene como esposa a Skadi; es hija del gigante Thjazi. Skadi quería vivir donde había vivido su padre, es decir, en unas montañas que se llaman Thrymheim. Pero Njörd quería estar junto al mar. Acordaron que estarían nueve noches en el Thrymheim y las otras nueve noches en el Nóatún. Pero cuando Njörd volvía a la mañana desde el Nóatún, dijo:

Me hastían los montes, aunque allí estuve
nueve noches sólo; el aullido del lobo
me resulta horrible, mas no el canto del cisne.
Entonces dijo Skadi esto:
Dormir no puedo a orilla del mar
pues chillan las aves; la gaviota que viene
del mar cada mañana me hace despertar.

Entonces subió Skadi a la montaña para vivir en el Thrymheim, y marcha mucho sobre los esquís y dispara su arco contra animales. Se llama Öndurgud o Öndurdís”.

XXIV

(FREY Y FREYJA)

“En Nóatún, Njörd tuvo después dos hijos: el hijo se llamó Frey y la hija Freyja. Eran poderosos y de bello rostro. Frey es el más excelente de los Aesir: rige la lluvia y el brillo de Sol, y también la fertilidad de la tierra, y es bueno invocarle para conseguir paz y buenas cosechas. Gobierna también la riqueza de los hombres. Y Freyja es la más excelente de las Aesirinas, tiene en el cielo una mansión llamada Fólkvangar. Y cuando cabalga hacia el combate elige ella la mitad de los muertos, y Odín la otra mitad.
Su palacio, Sessrúmnir, es grande y hermoso. Y cuando viaja lleva un carro tirado por dos gatos, y ella los guía sentada. Conviene a los hombres invocarla, y de su excelso nombre viene el que se da a las mujeres nobles, que es frú. Le gustan mucho las canciones de amor. Es bueno invocarla para el amor”.

XXV

(TÝR)

Entonces dijo Gangleri:
“Poderosos me parecen estos Aesir, y no es extraño que os acompañe gran poder a vosotros que sabéis la ciencia de los dioses y lo que conviene pedirles a cada uno. Pero, ¿hay aún más dioses?”
Hár dice:
“Está aún el Aesir que se llama Týr; es el más osado y valeroso, y tiene gran importancia en la batallas, pues concede la victoria. Conviene a los valientes invocarle. Es proverbial que su valor es muy grande y que cuando está junto a alguien, nunca retrocede. Tan sabio es que se dice “sabio como Týr” [týspakr] al que mucho sabe. Hay una señal de su bravura, y es cuando los Aesir engañaron al lobo Fenrir para que pusiera el pie en Gleipnir, pero no accedió, pensando que no le dejarían libre, hasta que a cambio Týr puso su mano en la boca del lobo. Y como los Aesir no quisieron soltarle, le arrancó la mano de un mordisco, y por eso se la puede llamar “miembro del lobo”; y él es manco; pero no se le llama reconciliador de hombres”.

XXVI

(BRAGI E IDUN)

“Bragi se llama otro; es enorme su sabiduría y magnifica su elocuencia y su habilidad con las palabras; sabe muchísimo del arte poético, y por él se llama bragr al hombre o a la mujer que es más hábil en la palabra que otros hombres o mujeres. Su esposa es Idun; en un estuche guarda las manzanas que morderán los dioses cuando envejezcan, y todos rejuvenecerán y vivirán de este modo hasta el Ragnarök”.
Entonces dijo Gangleri:
“Pienso que es mucho lo que obtienen los dioses de la protección o de la confianza de Idun”.
Entonces dijo Hár riendo:
“Casi resultó una vez en desastre. Podría contártelo, pero antes has de oír los nombres de otros Aesir”.

XXVII

(HEIMDALL)

“Hay uno llamado Heimdall, al que dicen el Aesir blanco. Es hijo de nueve doncellas, hermanas todas ellas. A él le llaman también Hallinskídi y Gullintanni, sus dientes son de oro. Su caballo se llama Gulltopp. Vive en el lugar llamado Himinbjörg, junto al Bifröst. Es el guardián de los dioses y está sentado en los lindes del cielo para vigilar por si vienen los gigantes de los montes; precisa dormir menos que un pájaro. Ve tan bien de noche como de día a una distancia de trescientas leguas. Puede también oír la hierba creciendo sobre la tierra, o la lana en las ovejas, y cualquier cosa que se pueda oír. Tiene una trompeta llamada Gjallarhorn, y cuando sopla en ella se oye en todos los mundos. La espada de Heimdall se llama Höfut. Y dice él mismo en el “Conjuro de Heimdall”:

Nací de nueve madres,
hijo de nueve hermanas”.

XXVIII

(HÖDR)

“Hödr se llama un Aesir que es ciego. Es enormemente fuerte. Pero los dioses preferirían que no se mencionara a este Aesir, pues sus obras se recordarán mucho tiempo entre los dioses y los hombres”.

XXIX

(VIDAR)

“Hay otro llamado Vidar, el Aesir taciturno. Tiene gruesos zapatos. Es casi tan fuerte como Thor. Los dioses tiene gran confianza en él para todas las cosas difíciles”.

XXX

(VÁLI)

“Áli o Váli se llama otro, hijo de Odín y Rind; es osado en las batallas es grande su puntería”:

XXXI

(ULL)

“Ull se llama otro, hijo de Sifi e hijo adoptivo de Thor. Es tan buen arquero y tan hábil sobre los esquíes que nadie puede competir con él. Es también bello de rostro y tiene gran habilidad como guerrero; es bueno invocarle en el combate singular”.

XXXII

(FORSETI)

“Forseti se llama el hijo de Baldr y Nanna, la hija de Nep. Tiene un palacio en el cielo que se llama Glitnir. Y todos cuantos llegan a él enemistado se marchan acordes. Es el mejor tribunal de los dioses y los hombres”.

No hay comentarios:

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo