viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

miércoles, 4 de diciembre de 2013

La parte Oscura del Yule: Grýla , Leppalúði y el gato del Yule.

Grýla es uno de los seres folclóricos más antiguos, sino el que más, de la mitología islandesa. Un gigantesco y terrorífico monstruo que vive en las montañas de Islandia, que en Navidad coge su saco y baja a los pueblos en busca de niños que se hayan portado mal.

La legenda de Grýla se ha utilizado para asustar a los niños islandeses durante siglos. Su nombre se menciona ya en la Saga Íslendinga y en la Saga de Sverre (cuya primera parte se titula Grýla), que datan del siglo XIII. La gran mayoría de las historias sobre Grýla se utilizan para asustar a los niños, y el hecho de que su plato favorito sea un estofado hecho con niños desobedientes, y su apetito insaciable, tiene mucho que ver. Grýla no se vinculó directamente con la Navidad hasta el siglo XVII, momento en el que además pasó a ser considerada la madre de los 13 jólasveinar, seres descendientes de trolls que también se usaban para asustar a los niños, pero que actualmente son algo parecido a Santa Claus. En 1746 se declaró un decreto público que prohibía el uso tanto de Grýla como de los jólasveinar para aterrorizar a los niños.

De acuerdo con el folclore, Grýla se casó tres veces, y se dice que su tercer marido, Leppalúði, se fue a vivir con ella a una cueva en los campos de lava de Dimmuborgir, con sus hijos y el gran Jólaköttinn, o gato navideño. En cuanto la Navidad se acerca, Grýla comienza a buscar a los niños que se hayan portado mal.

La leyenda de Grýla aparece en muchas historias, poemas, canciones y obras de teatro islandesas, y aunque en algunas de dichas historias Grýla muere al final, sigue aterrorizando a niños en la actualidad.

Grýla y Leppalúði

Sin lugar a dudas, los ogros más horribles que jamás hayan existido en Islandia son los padres los muchachos de  Yule  y en especial su madre, Grýla. No sólo son descendientes de los trolls, sino que también representan una amenaza abrumadora paralos niños. A diferencia de sus hijos, que han cambiado  un poco a este respecto en el transcurso de los siglos ella sigue siendo la mala malisima en Yule. 

A día de hoy se utilizan las figuras de los dos ogros para asustar a los niños, y los niños  saben tan bien como siempre lo hicieron  que a Grýla  no le gusta nada mejor que un festín con los niños traviesos. En los cuentos populares de Jón Árnason, la descripción de Grýla no es precisamente halagüeña:
"Grýla tiene tres cabezas y tres ojos en cada cabeza ... Horriblemente dotada de unas uñas largas y  curvas, ojos azules helados en la parte posterior de la cabeza y cuernos como una cabra, sus orejas cuelgan hasta los hombros y se unen a la nariz delante. Ella tiene una barba en su mentón que es como hilo anudado en un tejido con nudos que cuelgan de él, mientras sus dientes son como rocas quemadas en una parrilla ".
No muchas personas querrían encontrarse con el personaje que se ha descrito anteriormente! A juzgar por esta descripción, ¿es de extrañar que las huellas de  Grýla causen miedo en los corazones de los niños pequeños?
 
Grýla la ogresa ha sido parte de la mitología islandesa por un tiempo muy largo. Documentación sobre ella se remonta  al siglo 13. En un verso de Sturlunga saga, Grýla se describe como un monstruo de 15 colas. Una descripción similar se puede encontrar en un poema del siglo 16, sin embargo, esa versión tiende a afinar mas la descripción  al afirmar que cada cola contiene 100 sacos, y cada uno de esos sacos hay  20 niños. Así que ya en el siglo 16 Grýla fue documentada  como una seria amenaza para los niños  y  todavía hoy  lo es. 

  Se han conservado un gran número de poemas sobre Grýla y su chusma en siglos posteriores, especialmente los siglos 17 y 18, y Grýla estaba relacionada con la fiesta de Yule en todo ese tiempo. Las fuentes dicen que ella llega a la ciudad poco antes de Yule en busca de niños traviesos y con frecuencia recibe heridas en amplios combates con los responsables de las distintas casas, que, naturalmente, desean proteger a sus hijos de esta horrible ogro. En estos poemas Grýla se describe como un ser realmente monstruoso, lejos del cuento para niños malos que hoy acaba siendo,  siendo tan horrible en la descripcion de su imagen y de sus actos como en los cuentos populares de Jon Arnason.
Aunque la mayor documentación sobre Grýla  se centra en su aspecto horrible y en la amenaza para los niños, algunos textos también se ocupan de su vida amorosa. Según algunas fuentes, Grýla ha estado casada tres veces. Su primer marido fue nombrado Gustur, pero  el matrimonio no duró desde  que en un acceso de ira Grýla , se lo comió. Posteriormente tuvo un marido con el nombre de Boli, con quien tuvo varios hijos. Mientras tanto, el presente el esposo de Grýla, Leppalúði, es familiar para la mayoría de la gente, y él esta generalmente cerca cuando aparece Grýla. El duo de ogros se dice que han producido 20 hijos, de los cuales 13 son los populares Lads of Yule.
 
Aunque Grýla todavía se utiliza activamente para asustar a los niños, algunas fuentes sostienen que ella está muerta. Esta información aparece en varias canciones populares de Navidad y, como era de esperar, no muchas personas lloran la muerte de Grýla. Algunas de las canciones, sin embargo, contienen disposiciones que ella podría volver a la vida si el número de niños traviesos aumenta. Todo lo cual quiere decir que Grýla y Leppalúði todavía se utilizan para asustar a los niños y enseñarles a comportarse, incluso desde más allá de la tumba. Simplemente no hay forma de saber qué va a pasar con ogressas como Grýla, y  a  todos los niños se les recomienda estar seguros con su mejor comportamiento, por si acaso.

El gato de Yule Jólaköttinn

El gato de  Yule es otro demonio islandés presnte en las fiestas de Yule. Algunos dicen que es el gato de la casa de Grýla y Leppalúði y que vive con ellos en su cueva, aunque esto parece ser un desarrollo relativamente reciente. Los orígenes del gato de  Yule son un misterio, aunque tiene cierta semejanza con los seres animales míticos que aparecen durante el Adviento en los países vecinos de Islandia. De ellos, probablemente tiene el mayor parecido con el Buck de la Navidad nórdica (Yule igualmente en su aspecto pagano) . Ambos mantienen una estrecha vigilancia sobre las personas durante el Adviento  (o las 12 noches de Invierno) y se aprovechan de cualquier persona que no reciba un nuevo artículo de ropa nueva  para la Navidad. En Escandinavia las personas han llegado a vestirse como el Buck de Yule en los festejos, y algunas personas se preguntan si algo similar ha ocurrido en Islandia - es decir, si hubo un pasado en que la gente solia  vestirse con trajes de gato de Yule. 

 No hay documentación que indique esto, pero ya que el estado de no recibir ropa nueva para Navidad a veces se ha referido como "vestir al Gato" ( de Yule), es posible que, en algún momento, esto fuese  tomado literalmente. Los islandeses también se refieren a ello como  EA fara í Jólaköttinn, literalmente "para terminar en el gato Yule", la interpretación común es que el gato de Yule comerá o se llevara a los que no reciben ninguna ropa nueva en Yule. Sin embargo, algunas personas prefieren una interpretación un poco más benigna: que el gato Yule comerá el alimento de cualquier persona que no reciba un nuevo artículo  ropa para Yule.
 
Incluso hoy en día, muchas personas consideran que la recepción de la nueva ropa para Yule es un acto suficientemente relevante   para ser de extrema importancia. Es común que la gente se vista con ropa nueva de pies a cabeza en la víspera de Navidad. Algunas fuentes sugieren que las trabajadoras agrícolas en los viejos tiempos trabajaron muy duro para producir una prenda tras otra durante los meses anteriores a las 13 noches de invierno, todo en un esfuerzo para salvar a la gente de la granja de las garras del gato de  Yule. Es probable que el mito del gato de Yule fuese originalmente diseñado para instar a los trabajadores del campo de cara a  buen desempeño de sus labores antes de la temporada de Yule y para terminar sus tareas antes de los duros rigores invernales.

  Como recompensa que recibirían una nueva prenda de vestir de sus amos. Los que no completaron sus tareas, sin embargo, no recibian ningún regalo de su maestro o tutor, por lo que podian "terminar en el gato de Yule". En otras palabras, el gato de Yule ayudó a combatir la pereza y la inercia.  

Naturalmente que era muy injusto que aquellos que, debido a la pobreza u otras circunstancias adversas, no hubiesen recibido ninguna nueva ropa se arriesgaban a ser comidos por un terrible gato en Yule. Por otro lado,a la gente que tenía más para dar que  los otros se les instó a ayudar a los menos afortunados para que todos puedan disfrutar de un Yule libre de monstruos y temores , todos conocemos la sagrada norma no escrita de la hospitalidad en YUle, donde todos son bienvenidos al calor del hogar si son gente de bien. Hoy, por supuesto, la fiesta del  Yule es esa época del año en la que los más afortunados entre nosotros tienen más probabilidades de dar libremente a los que menos tienen.

Aunque no estemos obviamente en las frias tierras de Islandia, o Escandinavia, compartir es parte del espiritu pagano de estas fiestas, y el ambiente de hermandad, aleja a todos los "monstruos ".

 http://www.thjodminjasafn.is/english/for-visitors/christmas/other-christmas-characters/
 

No hay comentarios:

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo