viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

lunes, 28 de julio de 2014

La leyenda de Lorelei.

La  ninfa  Loreley (también conocida en otros relatos por los nombres anglosajones Lorelay o Lorelai, o por  su adaptación española Lorelei), mantiene su leyenda ligada a un lugar que es a día de hoy el nombre de un gran saliente rocoso que está a unos 120 metros de altura, situado a orillas del río Rhin en la zona de las montañas taunus en Renania-Palatinado en Alemania.
 
Actualmente, este enorme peñasco es un punto de visita casi obligado para los turistas que visitan asiduamente estos parajes, ya que entre otras cosas, la vista a los pueblos cercanos desde ahí es hermosa y sobrecogedora, ademas los lugareños les comentan que en ciertos dias se escucha el seductor canto de la ninfa, aunque nunca se deja ver..
 
La otra razón por la cual dicho lugar sigue siendo hasta la fecha conocido, es por ser el punto de referencia de una antigua leyenda de la Europa medieval. Un relato que con minimas variaciones se esta contando desde los lejanos tiempos del medievo y ha sobrevivido a traves de los siglos.
 
Con el pasar del tiempo y quiza debido a la cantidad de accidentes navieros cercanos a dicho peñasco, la fama de lugar con cierto hechizo malefico creció de tal manera, que en el imaginario popular surgió una leyenda en torno a él. Se empezó a contar la fábula de que aquella roca era frecuentada por un ser mitológico, una sirena (mas correcto el termino ondina) habitaba el lugar y se decia que poseía una belleza y cualidades vocales tan impresionantes, que en cuanto comenzaba a entonar sus hipnóticas canciones, los navegantes se sentían atraídos irremediablemente a ella y perdian por completo el control de sus navios yendo a encontrar una muerte segura contra los riscos de la costa.
 
La leyenda nos habla de que no era la dificultad del río sino una sirena la que atraía a los navegantes con sus cantos y encantos y con el hechizo de extrañas canciones de melancolía que Loreley entonaba mientras peinaba sus cabellos rubios con un peine de plata pura. Y los hombres que remontaba el rio en sus naves, en vez de atender a las traicioneras corrientes, buscaban el origen del canto, algunos dicen que miraban a la cima donde se encontraba la sirena , otros que el canto surgia del fondo de las aguas, de una o otra forma, quedaban presos en sus cantos, hasta que naufragaban. Era entonces cuando comprendían la tristeza de las canciones de Loreley atrapada en su trágico destino de ser mensajera de la muerte por el hechizo seductor de su canto.
 
De esta manera, encontramos que  el nombre Loreley (Lorelay, Lorelai o Lorelei) deriva del término alemán “lorlen” (que significa “susurrar”) y de la voz que los habitantes de la zona emplean para denominar a las rocas o piedras “ley”. Combinadas, producen el resultado etimológico del nombre Loreley, que se podría traducir como “La roca del susurro”. Pronto esta sirena ficticia que gustaba de morar y cantar en aquella roca, también adoptó el mismo nombre de Lorelei. En todo caso, no son pocos los que dicen que la roca emite ciertos dias un susurro hipnoptico... y esto no ha hecho mas que reforzar el mito.
 
Loreley era  segun las antiguas leyendas,una hermosa muchacha que al ser traicionada por el hombre que amaba, se arrojo desde el acantilado que lleva su nombre, no sin antes posar por última vez sus tristes ojos repletos de lagrimas en el castillo de su amado, situado justo al otro lado del rio. Se dice que antes de arrojarse al vacio, murmuro que por sus lagrimas que nadie supo apreciar, muchas otras serian vertidas despues.
 
Debido a esa traición se cuenta en algunas versiones  que su imagen en forma de una dama blanca de extraordinaria belleza brillaba en lo alto del acantilado, atrayendo a los jóvenes hasta ella haciéndolos caer por el hasta las oscuras aguas del Rhin. Al parecer, ella estaba condenada a repetir una y otra vez, el acto de su suicidio, y hechizados por su vision, aquellos que la contemplaban, acababan siguiendola a su fatal destino arrojandose tras de ella.
 
También se cuenta en mitos mas tardicos que convertida en sirena, atraía a los navegantes hacia las rocas, haciéndolos naufragar. Se dice que desde las profundidades se oia su canto, o desde las rocas cercanas al cantil...y que los marineros perdian el control naufragando y ahogandose.
 
Su última víctima segun el mito , fue Ronald, el  apuesto joven hijo de un noble local, que seducido por su belleza, quiso conocerla.Pero lo único que obtuvo fue el mismo destino que los demás. Se dice que se arrojo desde el cantil, como muchos otros antes, y esta fue la ultima gota que colmo el vaso de la paciencia del señor de esas tierras.
 
Se dice que muerto el joven principe, su padre al enterarse, ordenó a los soldados de su guardia que le trajeran a la asesina de su hijo y le hicieran lo mismo.Los soldados la acorralaron en lo alto del acantilado y esta antes de ser presa, salto al rio, desapareciendo en sus oscuras aguas.
 
Desde entonces no volvió a ser vista. Tan solo se oye su canto que se repite como eco entre las rocas que llevan su nombre.
Lorelei es segun  otros viejos mitos una ninfa acuática inmortal, hija de Rin (Rhein). Durante el día vivía en las frescas profundidades del fondo del río, pero de noche se aparecía a la luz de la Luna, sentada en lo alto de un pináculo rocoso, contemplando todo lo que surcaba  sus dominios siguiendo la corriente. A veces segun las leyendas, la brisa nocturna transportaba algunas de las notas de su canción hasta los oídos de lo remeros, y tal como hemos explicado, encontraban un fatal destino al quedar hechizados y perder el control de sus naves naufragando.

Se dice  en una hermosa leyenda local que sólo una persona vio a Lorelei de cerca. Se trataba de un joven pescador de Oberwesel, que se reunía con ella cada noche a orillas del río y pasaba unas horas encantadoras con ella, embriagándose de su belleza y escuchando su seductora canción. La tradición dice que , antes de despedirse cada noche, Lorelei le indicaba los sitios donde el joven debería arrojar sus redes por la mañana, instrucciones que siempre obedecía y que de este modo le proporcionaban buenos resultados y unas capturas prodigiosas...se dice que hasta un ser inmortal puede enamorarse...y que la ninfa de las aguas encontro el amor en este joven sencillo de corazon tan puro que compartia siempre su pesca con todos los menos afortunados que el.

Una noche, el joven pescador fue visto dirigiéndose hacia el río, pero como no regresaba a la aldea se emprendió su búsqueda. Sin encontrarse rastro alguno por los alrededores ni de el ni de su barca, los crédulos teutones afirmaron y crearon el mito de que Lorelei le había arrastrado hasta sus cuevas de coral para poder disfrutar de su compañía por siempre. Ahora dicen que ella esta apaciguada en compañia de su amante y que ya no causa dolor.

Según otra versión, Lorelei  sedujo a tantos pescadores arrastrandolos hasta su tumba en las profundidades del Rin (Rhein) con sus fascinantes acordes , que en una ocasión se envió a un ejército armado al caer la noche para rodearla y atraparla, otros mitos dicen que fue el propio pueblo quien guiado por un santon se acerco al risco y alli la acorralaron . Pero la ninfa acuática arrojó un hechizo tan poderoso sobre el capitán y sus hombres, que no pudieron mover ni las manos ni los pies, se dice que quedaron anclados al suelo como si hechasen raices. Mientras se encontraban inmóviles alrededor de ella, Lorelei se despojó de sus ornamentos y los arrojó a las olas. Entonces, entonando un hechizo, atrajo las aguas hasta el peñasco donde se encontraba y, para asombro de los soldados, las olas trajeron consigo un carro marino verde tirado por corceles de crines blancas y la ninfa se subio en tan magnifico carruaje. Unos momentos más tarde, se dice que el Rin bajó hasta sus niveles habituales y  el hechizo se rompió y los hombres recuperaron el movimiento, retirándose del lugar para narrar cómo sus esfuerzos habían sido frustrados y la poderosa ninfa habia desaparecido en el rio. Desde entonces cuentam que no se volvió a ver a Lorelei, y los campesinos afirman que ella sigue aún resentida por la afrenta y el intento de sacralizar su refugio y la persecucuion de la que fue objeto, y que ya nunca abandonará sus cuevas de  coral.



1 comentario:

Lorenlay Fraile Monte dijo...

Muchas gracias. Sólo conocía una de las versiones y me ha aparecido muy interesante

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo