viking ship

viking ship

TRADUCTOR DE TEXTOS:

martes, 8 de septiembre de 2015

HERFFÖTTR; El shock post-batalla.

Uno de los conceptos mas extraños acerca de lo que sucedia en las batallas en la era vikinga es la nocion ligada a la palabra HERFFÖTTR, que podriamos describir como algo muy similar a la desorientacion o perdida del sentido de la realidad del guerrero tras el combate.

Algunos relatos nos narran como tras la batalla, era habitual encontrar guerreros que deambulaban por el campo de batalla como si se tratase de zombies. En la mayoria de los casos, tardaban un tiempo en asumir que la batalla habia terminado, y con las llamadas y atenciones de los compañeros mas enteros tras el combate, poco a poco encontraban su presencia de animo y se recuperaban de ese Shock tras la batalla.

Sin embargo, hay casos en los que el guerrero queda totalmente traumatizado, se creia que el hyge (la parte racional de la mente donde reside el control de las intenciones y la responsabilidad) se habia perdido en algun momento de la batalla, de este modo, el guerrero no era capaz de recuperar el control sobre si mismo… y tan solo proferia gemidos , gritos o lamentos, y se habla de casos en los que ni eso.

En otros casos, pese a que poco a poco recuperaban el control sobre si mismos, y aunque eran perfectamente capaces de hablar y de controlar sus movimientos , parece que han perdido su memoria , algunos son incapaces de recordar quienes son, o ni siquiera saben que hacen alli, se decia entonces que los cuervos de la guerra les habian arrebatado el minni , la parte de su ser en la que reside su memoria y recuerdos.

Perder el asmegin, el poder espiritual que habia en uno , era otra de las consecuencias terribles de la batalla, un hombre que antes de entrar en combate, era valiente y destemido, podria sufrir un poderoso shock emocional que le transformase en un pelele, una sombra de lo que habia sido , carente de valor y lleno de miedos. Cuando esto sucedia, se decia que el hombre habia “muerto en vida”.


En todos estos casos, habia veces en que este estado de shock era temporal y al cabo de un tiempo, el guerrero volvia progresivamente en si , pero en algunos casos, el guerrero no lograba superar ese estado, y entonces es cuando se habla de los GRID LICH , es decir, las “carcasas de la guerra”, hombres que han perdido por completo su presencia de animo en alguna de estas formas que hemos narrado, y se ven reducidos a ser una especie de zombies en vida.

No faltan los mitos que achacan este estado de shock a la aparicion en medio de la batalla de entidades oscuras, como la diosa Hel montando su corcel de solo tres patas el Hellhest , se decia que todo guerrero que hubiese tenido tal vision, caeria pronto en batalla de una forma horrible, y si lograba sobrevivir a las heridas, ya no volveria a ser el mismo, porque la diosa del inframundo le habria arrebatado su ser, dejando tan solo en su lugar el Lich…es decir, la carcasa fisica, un cuerpo sin una presencia que podamos reconocer como “humana” dentro.


En otros casos, el guerrero queda en un estado de semidelirio, en el que no se sabe si es realmente consciente de sus heridas o es capaz de percibir el dolor de las mismas.

El caso de Thormod es bastante elocuente, tras una batalla se presenta tambaleante en una tienda donde se atiende a los heridos. Alli le atiende una joven Laeknir (curandera) que se encarga de lavar y vendar las heridas de los guerreros. Le ayuda a sentarse, y le pide que se desnude para ver su herida.

Al examinarle nota que en su costado se aloja la punta de una flecha, pero no puede saber el lugar exacto.Prepara un caldo a base de puerros y otras hierbas y se lo da de comer a los heridos, de este modo, sabe si la herida es profunda y ha alcanzado las tripas, pues si la herida huele a puerro, sabra que estas estan perforadas.

Ofrece parte de este caldo a Thormod que lo rechaza..y le dice que corte sin miedo hasta que vea la punta de flecha , y que en cuanto la haya agarrado con unas tenazas, se las pase para que sea el quien tire.

Antes de esto, se extrae del antebrazo un brazalete de oro y se lo entrega a la mujer “un hombre noble me lo ha dado esta mañana , fue el regalo del Rey Olaf”.

En cuanto ella tiene agarrada la punta de flecha, el la mira, y con una sonrisa toma las tenazas para tirar con fuerza, arrancando de un tiron la flecha, y con ella una parte de su corazon cubierta de hilos blancos de grasa.

-Mirad que bien alimentados estan los hombres del rey!, hasta hay grasa en torno a mi corazon!.

Y dicendo esto, se recosto y murio.

En otro relato se nos habla de un tal Kvaldr que igualmente regresa al campamento tambaleandose , presenta el rostro cubierto de sangre, pero aparentemente no hay en el ningun mal golpe. Se sienta al lado de otros guerreros y riendo como si no pasase nada, acepta un buen trago, mientras una joven se le acerca con un cuenco de agua y un trapo para enjuagar la sangre de su cara.

Kvaldr se deja hacer, y en cuanto acaba de vaciar su cuerno, palmea el trasero de la muchacha y se excusa “no podre llevarte esta noche al paraiso como desearias mujer, me duele terriblemente la cabeza”.

Diciendo esto, intenta retirarse su casco, y ante el asombro de todos, descubren que tiene la cabeza destrozada, cayendo muerto en el mismo instante en que se retira el casco.

Tampoco faltan relatos en alguna saga de guerreros que se sienten perseguidos por los espectros de sus compañeros caidos, o de hombres que bajo ciertas circunstancias, reviven de nuevo el fragor de la batalla y pierden la razon. 

Quiza estos relatos acerca de lo que conocemos como HERFFÖTTR, nos parezcan exagerados, no obstante, es de esperar que tras una cruenta batalla, escenas como estas que se narran no fuesen en absoluto raras, incluso los relatos acerca de guerreros que quedan traumatizados de por vida, tampoco debieran parecernos tan extraños.

Fuentes:
Vikingo El manual del Guerrero Nordico. JOHN HAYWOOD
Breve Historia de los Vikingos: MANUEL VELASCO.
Guerreros y Batallas : La edad Oscura . Varios Autores.




1 comentario:

arrecaballo dijo...

Hola! Gran trabajo!

Hemos migrado de servidor, y hemos detectado que uno de sus enlaces esta roto. Si hace el favor de actualizar su imagen de:

http://arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/03/Batalla-de-Brunanburh-primer-d%C3%ADa.jpeg

a:

http://assets.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/03/batalla-de-brunanburh-primer-dia.jpeg

todo volverá a verse como debería!

Gracias!

ArreCaballo!

paganismo no es fascismo

paganismo no es fascismo